50 yardas para perder el partido

50 yardas son mucha distancia. En concreto, para nosotros los que manejamos metros y no yardas, 50 yardas son 45,72 metros. Esta distancia, que a simple vista parece enorme, puede ser la clave para perder un partido.

Cincuenta yardas, o 45,72 metros, parece mucha distancia. El oir la palabra "yarda" asociado a un partido, nos hace saber que se trata de un partido de fútbol americano o de rugby. En partidos de esos deportes, se ha visto perder el partido a causa de 50 yardas. ¿Cómo pudo pasar? Le contamos a continuación.

Pase de cincuenta yardas supone perder el partido
Ir los dos equipos empatando y de pronto, un jugador rival que se encuentra situado a pocos metros de la línea de meta queda solo y atrapa un pase de 50 yardas sin problemas. Lo utiliza con éxito para anotar un tanto y romper el empate, haciendo que nuestro equipo pierda el partido.

Fallar un pase a cincuenta yardas de la propia meta con resultados fatales
Quedan pocos minutos para que acabe el partido, y el resultado hasta entonces es de empate. Uno de nuestros jugadores le pasa el balón a otro con tan mala suerte que el balón es interceptado por un jugador del equipo contrario. Creemos que estando a cincuenta yardas de la linea de meta, el peligro es poco, pero nos equivocamos. De un lanzamiento certero, el jugador rival hace un lanzamiento de 50 yardas y anota un tanto. Ese lanzamiento de cincuenta yardas le ha hecho a nuestro equipo perder el partido.

Fallar el pase de las cincuenta yardas
Vamos empatados con el equipo rival, el balón está en poder de nuestro equipo y tenemos la posibilidad de que nuestro jugador, con un pase de 50 yardas, marque punto o bien haga un pase a otro jugador que esté al lado de la meta, y marque. Pero el jugador que lleva el balón efectúa mal el pase, y de pronto, le arrebatan el balón y nos marcan un tanto. Hemos perdido el partido, pudiendo haberlo ganado si se hubiera realizado con éxito el lanzamiento de 50 yardas.