Actividades para estudiar los árboles en una clase de ciencias

En una clase de ciencias cada alumno debe convertirse en explorador responsable, con actividades para estudiar los árboles que les puedan ser útiles y desarrollen su interés por preservar la vida del planeta.

No es posible comprender la importancia de las actividades para estudiar los árboles si no se las contextualiza y se despierta la curiosidad de los niños por el objeto de trabajo. El propósito debe ser indagar para desarrollar conocimiento y comprensión, recoger datos, analizar las observaciones, agudizar la percepción e incorporar tareas grupales útiles a la escuela y a la comunidad.

Delimitar el objeto

Las primeras actividades para estudiar los árboles consistirán en la observación de ejemplares zonales. Se empezará por catalogar los árboles del patio de la escuela o aquellos más cercanos. Los chicos anotarán características, recogerán hojas para estudiar y plantearán interrogantes. El maestro debe hacerles preguntas motivadoras para favorecer la lluvia de ideas de los estudiantes.

 

Observarán con lupa hojas y anotarán impresiones. El docente introducirá conocimientos teóricos, para que empiecen a llamar a las cosas utilizando los términos adecuados. De acuerdo a lo relevado, se propondrá buscar en una enciclopedia detalles de especies avistadas y averiguar en qué otras zonas se desarrollan. Se interiorizarán las necesidades de agua y cuidado que tienen que suministrárseles para poder crecer.

 

Convendrá que se formen grupos y cada uno se centre en la investigación de una especie. El docente debe estar atento a conectar el proyecto de los niños, si vienen con inquietudes de árboles que tienen en sus casas, proponerles investigar sobre ellos. De acuerdo a la época del año se deducirá el cambio de color de hojas y si se caen o permanecen en sus ramas, es decir, los ciclos de vida.

Relato común

A partir de descripciones y de la confección del inventario, el maestro ayudará a construir conocimiento entre todos. Las actividades para estudiar los árboles incluirán dibujos de especies que se estudian y se creará en clases sucesivas una maqueta colectiva en la que todos aporten, con ramitas y hojas que se recolectaron y recursos plásticos.

 

Resulta importante que la diversidad y unidad de la vida en los árboles la relacionen con la dinámica de la naturaleza donde el hombre interactúa, respeta o agrede. Con conocimientos adquiridos en la práctica los chicos incrementarán su aprecio a los árboles y asumirán posiciones críticas frente a destrucciones indiscriminadas. El aula debe ser espacio contenedor de sus inquietudes.

 

De las actividades para estudiar los árboles se extraerán conclusiones y recomendarán normas de acción. Se puede determinar si hay algún lugar de la comunidad donde sería útil hacerles llegar las síntesis de las investigaciones o si se utilizarán en la escuela. Trabajar lo cotidiano y reconocible y sentir qué pueden aportar socialmente, despertará interés en la clase de ciencia.