Adoptar a un bebé extranjero:pros y contras

Adoptar a un bebé extranjero, además de amor, paciencia, requiere asesoramiento legal, pues es un proceso largo, generalmente costoso y sujeto a numerosas obligaciones según el país elegido.

El país en el que se lleve adelante la adopción del niño determinará qué requisitos son los necesarios para obtener la adopción legal. Adoptar a un bebé extranjero significará también tener en cuenta la edad, la cultura de origen, las circunstancias particulares del niño, entre otras cuestiones que deben evaluarse para establecer los pros y contras de la adopción. 

Países donde la adopción internacional es aceptada y regulada
La adopción internacional no es un fenómeno reciente, si bien el incremento de solicitudes de adopciones internacionales a posibilitado que los países regulen sus políticas de cara a facilitar la posibilidad de adoptar a un bebé extranjero.

 

 

Como principio universal, se busca un crecimiento con mayores oportunidades para el niño en comparación a las posibilidades que inicialmente tenía el niño en su hogar de origen. Por supuesto, lo más conveniente resultará realizar la adopción en aquellos países que lo propician, algunos de los más conocidos son China, Rusia, Haití, Colombia, España, Rumania, Sudán, Chad entre otros del continente africano.

 

Ventajas de adoptar a un bebé extranjero
Algunos países, conscientes de las mejores posibilidades de vida que pueden tener sus nacionales en otros países han adoptado disposiciones internacionales que favorecen la cooperación entre países, en el cuidado y promoción de los derechos universales del niño.

 

En este sentido, adoptar a un bebé extranjero implica darle mejores posibilidades que en el país que le tocó nacer y en el que desarrollará toda su vida. Otras ventajas para el adoptante son la presencia de reglas claras, un procedimiento transparente, costos preestablecidos y rapidez en el trámite de adopción, que variará según cual el país elegido para llevarla a cabo.

 

 

Desventajas de adoptar a un bebé extranjero
Generalmente se apela a la adopción internacional, cuando éste procedimiento tiene muchas trabas que dificultan llevarlo a cabo en el propio país. Algunas regulaciones son especialmente desestimulantes de la adopción de un niño por un no nacional o extranjero, como por ejemplo la posibilidad de revocar aquella por los padres biológicos o que éstos pueden tener un contacto con el niño adoptado, o bien que al adoptar a un bebé extranjero se ponga como condición la vigilancia constante acerca de las condiciones de aquél durante un tiempo establecido de antemano, al momento de realizar la adopción.