Alternativas ingeniosas al tradicional relleno para cojines

Cómo convertir el relleno para cojines en una terapia relajante

Conseguir relleno para cojines resulta simple, pero las opciones van más allá del algodón, las plumas, la lana o la espuma que son los más básicos. Aún no siendo objeto de primera necesidad, el cojín se ha convertido en sinónimo de confort, decoración y funcionalidad. Pero, ¿cómo hacerlos más imaginativos o útiles?

Usando el olfato
La aromaterapia, terapia que además de regalo para los sentidos es fuente de curación y no solo está referida a aquello que huele bien. Valiéndonos de la mano experta de los herboristas o de nuestro ingenio, descubriremos infinitas posibilidades y solo necesitamos un poco de naturaleza.

Mediante la mezcla de esencias, semillas y plantas, podremos dar un renovado ambiente a cualquier habitación de la casa, favorecer el sueño con melisa y mejorar la circulación o problemas estomacales usando lavanda, menta, romero y mejorana. Y ¿a qué se deben sus propiedades curativas? Las esencias inciden en el olfato hacia el cerebro produciendo reacciones anímicas. Estos rellenos para cojines aromáticos pueden ser utilizados calientes, consiguiendo así abrir los poros para absorber las propiedades de las hierbas (fitotoxinas). Como relleno para cojines, por ejemplo, podemos usar la espelta, un trigo rico en ácido silícico y con poderes analgésicos.

Reciclando
Siendo recomendable el uso de un pequeño saquito de tela para evitar mezcolanzas, dejemos volar nuestra creatividad hasta encontrar nuestra esencia preferida. Pétalos de rosa secos, hojas de menta, lavanda, jazmín, bolsitas de té de frutas y hasta restos de velas perfumadas de casa, de las que sólo hay que hacer una ralladura, meterla en una bolsita con el relleno y disfrutar de un aroma natural. Y para asegurarnos de que perdure, solo hay que añadir una cáscara de limón al contenido.

Valiéndonos de la aguja
Para los más mañosos que quieran combinar sus cojines con las habitaciones de su casa, solo hay que dibujar un patrón a seguir, ya sea en forma de mascota, de fruta o hasta de un romántico corazón, y rellenarlo de algodón. Se pueden seguir tanto el empapelado de la pared como el estilo de la habitación: solo hay que encontrar la tela adecuada. Además de poder coser botones, retales de estilo "vintage", y hasta fotos impresas en tela para los más sentimentales.

Con imaginación, crearemos un nuevo complemento para el hogar que hará de nuestra casa un lugar aún más especial.