Alternativas a las escaleras de la casa para los más mayores

La remodelación de una casa cuando tiene que vivir en ella una persona mayor va desde la instalación de pasamanos en los pasillos hasta la búsqueda de alternativasa las escaleras.

Cuando las personas mayores dejan de valerse por sí mismas, muchas veces deben mudarse de su domicilio. Todo ello supone una reestructuración del modelo familiar, que comienza por una adaptación de la casa a sus condiciones. Frecuentemente se recurrirá a remodelación del entorno, empezando por buscar alternativas a las escaleras en casas que cuenten con varios niveles.

Alternativas a las escaleras y otras opciones que mejoren la calidad de vida

Las personas mayores suelen sufrir, con la edad, una disminución de la visión y de su capacidad física, entre otras habilidades. Por ello, es muy conveniente reducir al máximo los impedimentos físicos que puedan existir para desplazarse por el hogar. Es el caso de las puertas o pasillos, deberán ser lo más anchos posibles y contar con un pasamanos que les ayude al caminar.

 

Además, cuando tienen que caminar con un bastón, éste deberá estar asegurado con tapones de goma que no resbalen. Por ello, los suelos tendrán que encontrarse en perfecto estado. Es preferible no usar alfombras o moquetas, que, además de suponer una dificultad para andar, es habitual que originen caídas. Cuando el suelo esté recién fregado, habrá que advertir convincentemente al anciano para que no camine por la estancia.

Necesidad de alternativas a las escaleras

Pero en realidad, el verdadero impedimento físico para estas personas son los desniveles que existan en la casa, dentro o fuera de ella. Para salvar entradas con escaleras es aconsejable instalar escalones más pequeños entre los peldaños, para así disminuir la altura a subir en cada paso. Contarán siempre con una barandilla a cada lado, que les permita agarrarse correctamente de manera cómoda.

 

Una de las mejores alternativasa las escaleras cuando la movilidad del anciano sea más reducida, o cuando tenga que desplazarse en silla de ruedas es la instalación de rampas. Estas podrán ser fijas o desmontables, según las posibilidades del lugar. No han de tener demasiada inclinación, pues les dificultaría excesivamente la subida, y propiciaría caídas a la bajada.

 

Aunque mucho más cara, la opción más segura, especialmente cuando la casa cuenta con varios pisos, son las plataformas elevadoras. Estas alternativas a las escaleras han de ser instaladas por especialistas, asegurando de esta forma el correcto funcionamiento de la plataforma a lo largo del tramo de escalera. No hay que olvidar cerciorarse de que, cuando la plataforma llegue hasta el final, no existirá un desnivel a ras de suelo.