Apendicitis en niños: diagnóstico y post-operatorio

La apendicitis es la causa más común de intervenciones quirúrgicas en niños, por lo que los avances en estas operaciones hace que la intervención y el post-operatorio sean totalmente llevaderos por los pequeños.

El apéndice es una prolongación del intestino ciego, tiene el tamaño de un dedo y la forma de un pequeño saco adherido al intestino grueso. Su inflamación, la apendicitis, requiere un rápido diagnóstico desde que comiencen a sentirse los primeros síntomas. En un período comprendido entre las 36 y las 48 horas, el apéndice puede perforarse y extender los gérmenes de su interior por todo el abdomen, que es lo que se denomina peritonitis y, sin el tratamiento adecuado, puede causar la muerte.

Diagnóstico

  • La apendicitis suele producirse en los niños con edades comprendidas entre los 11 y los 20 años, y su problema radica en que no es una enfermedad que pueda prevenirse e incluso puede confundirse con otras enfermedades, de ahí la importancia de su diagnóstico.
  • El primer síntoma es el dolor en el abdomen, que primero se localiza alrededor del ombligo, a medida que pasa el tiempo el dolor se hace más intenso extendiéndose a la parte inferior derecha. Es en este punto donde comienza la vigilancia para descartar un dolor de estómago pasajero en el niño.
  • Otros síntomas son las náuseas y los vómitos. Lógicamente, en todo este proceso el niño habrá perdido completamente el apetito. Puede producirse también elevación de la temperatura, necesidad de orinar, estreñimiento, diarrea y escalofríos.
  • Es esencial no poner calor en el abdomen ni utilizar lavativas u otros remedios caseros. Lo indicado es acudir inmediatamente al pediatra para que explore el abdomen del niño y haga las pruebas pertinentes.

La intervención y post-operatorio

  • Confirmada la apendicitis en el niño, el siguiente paso es la extirpación, la apendicectomía. Antes de la intervención el niño será tratado con antibióticos para prevenir posibles infecciones. La intervención de apendicitis requiere de anestesia general y se realiza mediante una incisión en el abdomen.
  • La recuperación de la apendicectomía en los casos no complicados es rápida. Normalmente, tras un período de uno a tres días de hospitalización, el niño regresará a casa y podrá reanudar su actividad normal a las tres semanas.
  • La apendicitis en los niños es una de las enfermedades que más dudas crean a la hora de realizar un diagnóstico. Sin embargo, no tratarla conlleva muchos más riesgos que un diagnóstico equivocado. Extirpar el apéndice, salvo por la intervención, no presenta ningún riesgo ya que se puede llevar una vida completamente normal sin él.