Aprender a tocar imitando a los pianistas famosos de jazz

Con constancia y teniendo en cuenta unas cuantas pautas, resulta sumamente fácil poder llegar a tocar el piano como cualquiera de los pianistas famosos de jazz.

Muchas personas tienen la idea de que para poder tocar jazz de forma profesional hay que tener una formación musical académica, pero una gran cantidad de pianistas famosos de jazz se han iniciado dentro del mundo de la música desde el primer momento por cuenta propia y sin mucho apoyo adicional, logrando obtener resultados dignos de reconocimiento en un gran número de los casos.

Observar con atención
Hace no mucho tiempo, la única forma de poder ver de cerca a uno de los pianistas famosos de jazz era yendo a un recital en directo. Sin embargo, hoy en día, gracias al avance de la tecnología, se pueden ver en muchos sitios de internet, o comprar, si se tiene la posibilidad, un gran número de vídeos de los grandes músicos de jazz de todos los tiempos y estilos. El disponer de estos formatos constituye una gran ventaja para aprender a tocar un instrumento, ya que se puede volver a ver el vídeo las veces que sean necesarias hasta resolver las dudas que hayan surgido al observarlo por primera ocasión.

Escuchando música
Existe la creencia popular de que únicamente las personas que nacen dotadas de un oído especial para la música pueden aprender a tocar cualquier instrumento sin la necesidad de un maestro o de instrucción formal. Esto no es completamente cierto, ya que cualquier persona puede mejorar la capacidad de su oído para distinguir entre distintos acordes y escalas musicales.

 

La manera de lograrlo consiste, en este caso, en escuchar con frecuencia mucho jazz de los más diversos estilos, especialmente las piezas de aquellos pianistas famosos de jazz cuyo estilo se admire en gran medida o se desea lograr imitar a la larga.

La práctica hace al maestro
Al igual que las personas que reciben una educación musical formal, también los que se deciden a aprender a tocar imitando a los pianistas famosos de jazz tienen que practicar con frecuencia para adquirir más agilidad y soltura a la hora de tocar. Es más recomendable practicar un poco menos de una hora, pero con la mayor frecuencia posible; que practicar cuatro o más horas únicamente de vez en cuando. El motivo es que si se practica con frecuencia, se mantienen los conocimientos frescos en la mente al utilizarlos a menudo y no se cansan tanto las manos como al tocar por mucho tiempo seguido sin descanso.