Banca online: ventajas e inconvenientes

La flexibilidad y altos intereses que ofrece la banca online frente a la desconfianza que genera la ausencia de sucursales físicas hacen de este sistema bancario un dilema.

Con el auge de las nuevas tecnologías y, en concreto de Internet, aspectos de nuestra vida cotidiana han ido cambiando y amoldándose a las nuevas pautas que dicta la ya conocida como la sociedad de la información. Un ejemplo de estos cambios ha sido el nacimiento de la banca online, convirtiéndose en un canal alternativo a las entidades bancarias tradicionales, las cuales han ido perdiendo una parte importante de su clientela, si bien siguen siendo las líderes del sector.

Principales ventajas de la banca online

  • Una de las ventajas más importantes de la banca online es que, al disponer de una estructura más reducida (no tienen sucursales, ni cajeros automáticos, ni una gran plantilla de personal), puede ofrecer intereses más altos para sus depósitos que los que pueda garantizar la banca tradicional.
  • También es importante destacar que es mucho más ágil y sencillo el proceso de abrir una cuenta, ya que no hay que amoldarse a los horarios de las oficinas tradicionales, ni guardar ningún tipo de espera, ni siquiera desplazarse a ningún lugar. Quien quiera hacerse cliente de una banca online, puede hacerlo en cualquier momento del día y desde su propia casa, dando una mayor flexibilidad a sus usuarios.
  • En consecuencia, al estar disponibles las veinticuatro horas del día, las gestiones o movimientos que se tengan que hacer van a ser instantáneas, pudiéndose ver en el momento en el que se efectúan, y, normalmente, sin tener que pagar ningún tipo de comisión.
  • Otra ventaja que ofrece la banca online es la personalización del servicio, gracias al cual el cliente sólo recibirá la información de aquellos productos o servicios que más se ajusten a sus necesidades.

Algunos inconvenientes de la banca online

  • Uno de los mayores inconvenientes que presenta la banca online es la desconfianza que genera a sus usuarios el tener que introducir datos personales y confidenciales a través de Internet, ya que dudan de que su seguridad sea completa. Pero estas instituciones financieras están a la última en cuanto a métodos de protección de datos: utilizando contraseñas restringidas y sistemas de encriptación que convierten los datos personales a una forma ilegible, excepto para el personal autorizado a su acceso.
  • Otra desventaja de la banca online es que, si sucede algún error o problema, no se dispone de una entidad física a la que dirigirse para solucionarlo, sino que se tiene que llamar al teléfono que se facilita, obteniendo un trato más impersonal.
  • Como último inconveniente, destacar la falta de operatividad en el día a día, ya que para gestiones como retirar dinero, es mucho más cómodo y aconsejable disponer de una cuenta bancaria en una entidad tradicional.