Beneficios de dar marcha atrás con sensores de aparcamiento

Olvidarse de sufrir por intentar encajar el coche en hueco ajustado y de las preocupaciones por golpes y abolladuras al dar marcha atrás, es posible si se dispone de sensores de aparcamiento para coches.

La tecnología avanza y se pone de nuestro favor. A muchos de nosotros aún nos cuesta mucho aparcar el vehículo marcha atrás, pero la ciencia ha hecho que esto ya no sea un problema. Así pues, en adelante ya no deberemos de sufrir por aquellas ralladas o abolladuras del parachoques o por aquel faro roto, la reparación del cual costaba una fortuna. Hay una solución: da marcha atrás con sensores de aparcamiento para tu carro.

Ya no son una prestación de lujo
Los sensores de aparcamiento son aparatos que, debidamente instalados en el parachoques de nuestros vehículos nos informarán, cuando lo precisemos, de la distancia a la que se encuentra el obstáculo que queramos evitar del culo de nuestro coche. Si bien hay muchos modelos nuevos de coches de alta y media gama que ya lo llevan incorporado de serie, podríamos decir que dar marcha atrás con sensores de aparcamiento, hoy en día, no debería de ser un lujo.

Y podemos certificar que no lo es, y cada vez menos, ya que diversas empresas ya lo comercializan para que personas inexpertas puedan montárselo ellas mismas o hacérselo instalar a pequeños mecánicos sin pasar por los siempre costosos servicios técnicos oficiales de la marca de nuestros carros. Los hay de muchos precios en función de la precisión que queramos y del tipo de aviso. Los caros avisan hasta de los centímetros que nos quedan, y los más económicos tan sólo emiten un pitido en función de la proximidad a la que nos encontremos del obstáculo.

Funcionamiento
Los sensores de aparcamiento más económicos y populares son unos sensores que conforme nos vamos acercando al objetivo, van emitiendo un pitido con diferente cadencia. El pitido será más rápido en cuanto más cerca estemos del obstáculo, y menos frecuente como más alejados estamos de él. Los sensores con pantalla más caros, delicados y de difícil instalación, constan de unos sensores que envían la señal a una pantalla instalada en el panel del vehículo que informará gráficamente de la distancia a la que nos encontramos de cada punto dónde tengamos un sensor hasta el obstáculo al que queramos aproximarnos.

La instalación de uno u otro dependerá de nuestras posibilidades económicas, pero claro está que en ambos casos dar marcha atrás con sensores de aparcamiento para tu carro es un hecho al alcance de todos y que nos facilitará enormemente la vida a los conductores.