Beneficios del ejercicio diario en la salud

La práctica regular del deporte, entre otros muchos beneficios del ejercicio diario, contribuye a mantener la estructura de la musculatura y mejora la funcionalidad del organismo.

El deporte es un estilo para muchos y permite mejorar tanto la condición física, como la calidad de vida de las personas que lo practican. Es por ello que es importante conocer los beneficios del ejercicio diario tanto a corto como a largo plazo a nivel físico y psíquico.

Por qué es importante practicar deporte

Hacer ejercicio y no llevar una vida sedentaria previene numerosas enfermedades de carácter crónico asociadas sobre todo a problemas cardiovasculares derivados, en muchos casos, de poseer un elevado nivel de colesterol sanguíneo. Es por ello, que llevar una vida activa previene de estas patologías. Los beneficios del ejercicio diario en el organismo, son por tanto múltiples.

 

El cuerpo humano se caracteriza por ser activo y necesitar por tanto, estar en movimiento de forma regular para evitar enfermar tanto física como psicológicamente y además, contribuir a mantener un tono muscular y esquelético. Por ello, que las personas que practican deporte aumentan su esperanza de vida.

 

Beneficios del ejercicio diario en el organismo

Entre las múltiples ventajas que incluye la práctica de un deporte destaca la disminución del desarrollo de hipertensión arterial además de disminuir los valores de tensión arterial en hipertensos. Es por ello que previene las enfermedades de carácter cardiovascular, las cuáles acaban cada año con la vida de la mayoría de individuos del mundo occidental.

 

En adultos de edad avanzada, disminuye el riesgo de caídas y lesiones derivadas, ayuda a prevenir y retrasar las enfermedades de carácter crónico y las que se asocian al envejecimiento. Además, en el caso de niños, ayuda a prevenir factores que desarrollan la obesidad infantil o a que pueda desencadenarse en la etapa adulta.

 

Otros beneficios del ejercicio diario son la mejora en los niveles de los lípidos en sangre, como los triglicéridos y el colesterol bueno o HDL, siendo la práctica de deporte una de las únicas actividades con las que incrementar sus niveles sanguíneos. Además, mejora la digestión y el tránsito intestinal, regulando su ritmo.

 

Beneficios en la condición física

Además de representar una mejora funcional en los órganos, los beneficios del ejercicio diario también se ven traducidos en una mejora de la musculatura y por ello, también en la condición física del deportista. En este sentido, mejora la resistencia y fuerza muscular así como la estructura y la función de las articulaciones, previniendo así patologías como la artrosis.