Calle Mallorca en Barcelona: lugares de interés

La Basílica de la Sagrada Familia de Gaudí es una de las grandes joyas de la arquitectura española situada en la calle Mallorca en Barcelona.

En pleno corazón de Cataluña, en la céntrica calle Mallorca en Barcelona, podremos deleitarnos con la impresionante Basílica de la Sagrada Familia. Antes de asomarnos a descubrir este maravilloso edificio es interesante conocer la historia y el original estilo de una de las joyas de la arquitectura eclesiástica.

Historia de la Basílica
El Templo expiatorio de la Sagrada Familia se encuentra situado en el número 401 de la calle Mallorca en Barcelona. Su construcción comenzó el 19 de marzo de 1882 a cargo del arquitecto diocesano Francisco de Paula del Villar. En 1883, se le encargó a Gaudí la continuación de las obras, trabajo que prosiguió hasta su muerte, dedicando los últimos quince años de su vida en exclusiva a este proyecto.

El arquitecto catalán murió en 1926. Este Templo tiene carácter expiatorio, es decir, se construye a partir de donativos. La construcción continúa y se estima que podría estar terminado antes del año 2030.

Descripción del Templo
El Templo de la calle Mallorca en Barcelona es una iglesia de base gótica (al estilo arborescente de Gaudí) de cinco naves con un crucero de tres, con forma de cruz latina.

El ábside o cabecera del Templo es semicircular y alberga siete capillas alrededor de un espacio central donde se encuentran el altar y el presbiterio. Además tiene tres capillas principales. El crucero y los transeptos conforman el espacio transversal que limita con el ábside al norte y por los lados con dos de las tres fachadas que tiene el Templo.

 

Entre el crucero y la fachada principal se encuentra la nave principal. La fachada principal, orientada al sur, es la llamada fachada de la Gloria y está formada por cuatro torres unidas por un gran pórtico. La fachada del Nacimiento, orientada al este, está formada por cuatro torres y tres portales. Dedicada al nacimiento de Jesús, fue directamente construida por Gaudí. Por último se encuentra la fachada de la Pasión, dedicada a la pasión, muerte y resurrección de Cristo que está formada por cuatro torres unidas por un gran porche.

Si se encuentra haciendo turismo en Cataluña, no puede dejar de visitar esta maravilla de la arquitectura modernista. Recuerde acercarse a la calle Mallorca en Barcelona y sabrá lo que es disfrutar del impresionante arte de Gaudí en primera persona.

Enlaces de interés