Cañón de Waimea: naturaleza salvaje en la isla de Kauai

En el oeste de Kauai, la llamada “isla jardín”, se encuentra el Cañón de Waimea, una formación geológica imponente enclavada en un territorio de sobrecogedora belleza natural que ofrece múltiples atractivos.

Quienes visiten la hermosa isla de Kauai, en el archipiélago de Hawai, no podrán pasar por alto el Cañón de Waimea. La formación es una verdadera maravilla de la naturaleza, enmarcada en uno de los paisajes más secos del mundo, que contrasta con los ambientes tropicales del resto de este territorio insular de tan sólo 48,82 kilómetros de diámetro.

El Gran cañón del Pacífico en Kauai

Con una longitud de 16 kilómetros y una profundidad de alrededor de 900 metros, el también llamado Gran cañón del Pacífico se formó por el colapso del volcán que creó la propia isla de Kauai y la erosión de las aguas del río Waimea. Es la parte central del parque estatal que lleva su nombre y abarca unos 7,5 kilómetros. Miles de turistas de todo el mundo se acercan al lugar año a año para disfrutar las bellezas naturales del lugar.

 

Al parque se accede desde la población de Waimea por el camino estatal 550. El lugar cuenta con una serie de rutas especialmente acondicionadas para practicar senderismo a distintos niveles. Estas rutas poseen zonas con vistas maravillosas tanto del Cañón como de las colinas, desfiladeros adyacentes y otros puntos de Kauai. Para quienes deseen ver el paisaje desde el aire se ofrecen recorridos en helicóptero.

 

En la parte alta del cañón se encuetra un museo donde los turistas pueden conocer todos los detalles de ese entorno natural, incluyendo su fauna y su flora. También existe un restaurante donde se podrán disfrutar comidas típicas de Kauai. Si los visitantes desean pasar la noche en el parque, disponen de unas instalaciones básicas para hacerlo.

Festivales en el Cañón de Kauai

Durante el mes de mayo se celebran festivales en Kauai, en el parque el Festival Banana Pola, con diversas actividades y entretenimientos para los visitantes. En octubre se celebra otro festival autóctono en conmemoración de la visita al lugar de la reina consorte Emma de Hawai, en 1870. El evento incluye los conocidos bailes típicos hawaianos.