Cera para el pelo seco y húmedo

Tanto para cabellos lisos como ondulados, la cera para el pelo es una excelente método para mantener el cabello cuidado y sin encrespar.

Ya sea con el cabello húmedo o seco, para definir bucles o eliminar el encrespamiento, la cera para el pelo es ideal en la ayuda del cuidado del cabello. Sin embargo, si no la utilizamos correctamente, además de dar un aspecto no deseado a la apariencia del pelo, podemos incluso dañar nuestro cuero cabelludo. 

Qué es la cera para el pelo
La cera para el pelo es una crema, con una consistencia más densa que la de un acondicionador y, bastante más grasienta. Es utilizada principalmente en salones de belleza aunque cada vez es más habitual su uso doméstico. Si bien su principal función es hacer que el cabello luzca con más brillo y evitar el encrespamiento, este producto resulta excelente también para el cabello con ondulado, logrando que las ondas y bucles queden muy bien definidos.

Cómo utilizarla correctamente
Antes de comenzar a aplicar la cera para el pelo, al igual que cualquier otro tratamiento, es fundamental conocer bien qué tipo de cabello tenemos. No es lo mismo un pelo seco que uno que tienda a engrasarse. Dependiendo de cada clase de cabello, se utiliza mayor o menor cantidad de cera.

Cualquiera sea el caso, lo correcto es aplicar la cera sobre el cabello húmedo. De este modo, el mismo se secará respetando la forma que le demos con la cera. En cambio, al aplicar el producto sobre el pelo ya seco, éste se engrasa logrando un aspecto sucio, para anda deseable.

Si se tiene el cabello lacio y se utiliza la cera como método antiescrespamiento y para darle más brillo, se debe aplicar una pequeña cantidad de cera con tus dedos comenzando desde la altura de las orejas y bajando suavemente hasta las puntas. Si lo que se desea es que las ondas o bucles se vean súper definidos, se ha de aplicar un poco de cera a lo largo de todo el bucle reforzando con los dedos su forma original.