Chaleco y corbata: una combinación que está de moda

La moda masculina recupera el uso del chaleco y corbata, retomando la impoluta elegancia de tiempos pasados, con el estilo de vestir más clásico y la atemporalidad de esta combinación de prendas.

El uso de chaleco y corbata se asocia a la moda masculina más elegante, propia de un hombre que cuida su aspecto hasta el último detalle. Las últimas tendencias en la pasarela recogen el testigo del estilo dandy, poniendo de actualidad la combinación clásica del traje de chaqueta con el chaleco y la corbata.

Cómo combinar el chaleco y la corbata
El uso de chaleco y corbata requiere cierta habilidad para combinarlo con el traje adecuado, ya que no todos los trajes admiten igual el uso de estos complementos. El vestuario masculino tiene más reglas, según las normas clásicas del vestir, que el femenino, más flexible y cambiable.

 

Los trajes masculinos se dividen en tres grupos fundamentales en función del corte y el diseño, a los que las últimas tendencias, las modas y el gusto personal les confieren sus pequeñas diferencias en lo que a tejidos, anchos de solapa y tipos de botones, entre otros.

 

El traje de tres botones es tradicionalmente más elegante y se presta a ser completado con una buena corbata y chaleco a juego. No hay que olvidar que este tipo de traje debe llevar abotonados todos los botones para un look impecable, aunque está permitido dejar el último sin abrochar, nunca el primero.

 

Una camisa estampada, bien a rayas o con algún motivo, requerirá el uso de un chaleco liso para evitar la saturación de elementos visuales que puede ofrecer una imagen un tanto excesiva. En los códigos de la elegancia, menos es más, y mezclar estampados produce confusión.

El chaleco y la corbata no van con todo
El traje recto de dos botones, que suele ser el más utilizado para la vida cotidiana, tanto para vestir como para sport, aunque admite el chaleco y corbata, este es un look más apropiado para diario que no requiere de excesivo formalismo.

 

El traje de chaqueta cruzado de dos filas de botones es otro de los exponentes de la elegancia masculina en lo que a vestuario se refiere. Pero este tipo de traje, mejor para estaturas medias y altas ya que acorta un poco la talla, no combina bien con el uso del chaleco ya que no se luce, aunque es ideal para mostrar una corbata bien escogida.

 

En definitiva, en el arte del buen vestir masculino, el uso del chaleco y corbata confieren al hombre con un plus de estilo que ha regresado con más fuerza que nunca para instalarse en los armarios de los hombres más exigentes con su aspecto.

Gane dinero de forma rápida y fácil con nosotros