Chocolate con churros: cómo recibir el año con buen pie

El chocolate con churros es un plato muy consumido en España, sobre todo en las épocas de frío que es cuando mejor sienta una taza de chocolate caliente.

No hay nada mejor que empezar el año después de una larga noche de fiesta con una buena taza de chocolate con churros. Más que una tradición es una obligación para todas esas almas que se quedan trasnochando la última noche del año. Si bien es cierto que el encanto reside en acudir a un bar con los amigos y desayunar con cientos de desconocidos, también es posible realizar este plato en casa.

Chocolate con churros: los churros

Cierto es que los churros están más buenos en una churrería pero los caseros también tienen buen sabor. Quizá no se cuente con el material suficiente para elaborarlos de la misma forma pero es posible hacer una masa parecida y apañarse con una simple manga pastelera. Para todo ello se necesitará medio litro de agua, dos tazas de harina de trigo y una cucharada de sal.

 

Primero se coge el agua y se pone a hervir. Una vez esté caliente se verterá sobre la harina y posteriormente se le echará la sal. Con esta mezcla se elaborará una masa, a base de remover y remover, y esta será la que se use para dar forma a los churros.

 

Cuando la masa tenga consistencia se introduce en una manga pastelera. A continuación se irá tirando un poco de esta en una sartén con aceite caliente. Es posible realizar formas distintas como lazos, espirales, corazones, de cualquier modo estarán igual de ricos. Cuando estén listos se les echa azúcar por encima y se presentan en una fuente grande.

Chocolate con churros: el chocolate

Si bien es cierto que los churros si son de churrería mejor, en el chocolate la cosa cambia. Es posible realizar un chocolate casero rico, pero además existen muchas casas especializadas en comercializar esta bebida y la verdad es que su sabor está muy conseguido.

 

No obstante, si se desea realizar el chocolate con churros totalmente casero se necesitará chocolate en polvo, un litro de leche y azúcar. La forma de elaboración es muy sencilla, se hierve la leche y se añade poco a poco el chocolate en polvo mientras se remueve sin parar. También se añade azúcar al gusto.

 

Una vez se vea que el chocolate espesa ya estará listo. Hay gente a la que le gusta más líquido, así pues, es cuestión de parar de añadir chocolate en polvo cuando se llegue al nivel de espesura deseado. Una vez terminado se sirve con la fuente anterior y ya se tendrá en la mesa el delicioso chocolate con churros.