Circuito original para visitar Senegal

Una visita al estado africano precisa cumplir unos requisitos. Un asesor ayuda en la contratación del itinerario por Senegal. El país no deja indiferente a nadie.

El rally París-Dakar fue un empujón para que el resto del mundo conociera la capital de Senegal y a su vez el resto del país. Bellos parajes, cultura, deportes acuáticos y tradiciones antiguas con cierto aire de misterio, misticismo y espiritualidad son algunos de los atractivos más llamativos de este territorio.

Consejos y ventajas

Lo primero de todo es buscar la orientación de un profesional en la materia que tenga todos los detalles ya organizados y previstos, con una ruta preparada minuciosamente. La seriedad de lo descrito anteriormente se demuestra por la obligación por parte de Senegal de tener la cartilla de las fiebres amarillas.

 

El contrato de un viaje combinado suele incluir un seguro obligatorio, hotel, traslado al aeropuerto de Senegal, billete de avión de ida y vuelta, visitas concertadas, vehículo con carburante y chófer, pasajes para los ferries y un guía que habla español. Existe la opción de pagar excursiones que están fuera del programa descrito.

El recorrido

Un circuito clásico en Senegal suele durar una semana. En el primer día se parte desde el punto de origen y se llega al hotel, en donde se describen y dan las instrucciones de cómo van a ser los cinco siguientes. El séptimo se recoge y comprueba todo el equipaje y la documentación y se realiza la operación salida.

 

Durante los otros cinco se visitarán varios sitios como la isla de Goreé, el Lago Rosa, el Sahel, el Río Senegal, Saly o la isla de Bandia. Se duerme en distintos establecimientos y durante la mañana y por la tarde se van mostrando todo el esplendor y belleza de estos parajes y descifrando los secretos que guardan para deleitar y maravillar a los visitantes.

 

Las actividades que se hacen durante el tour son variadas y son algunas como el piragüismo, el baño en un lago salado, comidas con los nativos, visitas a aldeas autóctonas, montar en quad, pesca o acabar descansando en unas playas exóticas. Todo esta variedad hace que el visitante quede satisfecho cuando visita Senegal.