Claves para redactar una carta de presentación infalible

Enviar una buena carta de presentación puede aumentar decisivamente las probabilidades de obtener el puesto de tus sueños.

En las circunstancias actuales enviar un currículo ya no parece suficiente. Ante la gran cantidad de solicitudes que reciben las personas dedicadas al reclutamiento y selección de personal, es preciso destacar y demostrar en muy poco tiempo (y por ende, muy pocas líneas) que se es el mejor candidato para la vacante. Una buena carta de presentación puede ayudar a cumplir ese propósito.

Contenido y estructura de la carta
Una carta de presentación es la respuesta al requerimiento típico en la entrevista de trabajo: “háblame de ti”. Pero la ventaja es que se cuenta con mucho más tiempo para prepararla y menos nerviosismo para estructurar correctamente las ideas.

Dentro del primer párrafo es importante mencionar el nombre del solicitante, el medio por el cuál se enteró del puesto vacante y manifestar su interés por el mismo. A continuación es preciso mencionar en el segundo párrafo la experiencia, conocimientos y habilidades que lo hacen idóneo para el puesto. Finalmente, se agradece la atención del lector y se firma con el nombre completo del solicitante.

Las claves de una carta infalible

  • Cuidar la redacción y la ortografía. Un descuido en este aspecto equivale a llegar tarde o llevar una vestimenta inapropiada en la entrevista. Es la imagen del solicitante la que queda plasmada en el documento. Si se tiene el nombre del reclutador o entrevistador y su título, es mejor incluirlo, ya que personaliza aún más la carta y muestra el interés en pertenecer a la empresa.
  • Es igualmente importante hacer de la carta de presentación un escrito breve e interesante. Esto es, no excederse de 3 ó 4 párrafos en total para dar oportunidad al reclutador de leerla completa. La carta debe ser formal, sin llegar a lo ceremonioso.
  • Finalmente, si se envía por correo electrónico, es importante hacerlo en un formato que sea fácil de abrir en cualquier ordenador. Si se entrega impresa, un papel limpio y sin arrugas es un básico para acertar.