Cloroformo: el mejor remedio para las contracturas

El cloroformo ha sido usado desde antaño como un efectivo miorrelajante en el tratamiento de contracturas musculares.

El cloroformo es un líquido incoloro de sabor más o menos dulce, con un aroma agradable. Se ha venido utilizando en la práctica clínica desde el año 1847, sobretodo como anestésico, ya que actua deprimiendo los receptores del sistema nervioso central. Actualmente tiene múltiples usos tanto en la práctica clínica como en los laboratorios químicos.

El poder anestésico del cloroformo

  • Las contracturas a nivel muscular pueden aparecer cuando se realiza un ejercicio físico intenso. Son dolorosas, muchas veces incapacitantes, y normalmente se manifiestan como una contracción prolongada en el tiempo de un músculo determinado, con abultamiento de la zona y e impidiendo el funcionamiento correcto del músculo.

 

  • La mejor manera de tratar las contracturas no es otra que previniéndolas. Se pueden usar muchas técnicas (masajes, estiramientos, calor local) pero estas quedan reservadas para los profesionales cualificados.

 

  • Otra de las alternativas, y uno de los tratamientos de elección más novedosos es el uso del cloroformo a nivel local. Efectivamente, el cloroformo, entraría dentro del grupo de tratamientos encabezados por los miorrelajantes (relajantes musculares) y antiinflamatorios.

 

Usos y tratamientos

  • Su uso a nivel local, tanto como medida preventiva, o como tratamiento una vez ya se ha instaurado el problema, puede resolver satisfactoriamente una contractura muscular a corto plazo. Por lo tanto, podemos afirmar que el cloroformo constituye una de las primeras medidas de elección en el tratamiento de las contracturas musculares.

 

  • Desde el punto de vista de la homeopatía también es un producto ampliamente utilizado ya que causa la parálisis de los músculos voluntarios e involuntarios, evitando con ello, la contracción involuntaria de los propios músculos, que como ya se ha comentado anteriormente, es la causante de las contracturas musculares.

 

  • Conseguir cloroformo para aplicarlo a nivel tópico es relativamente sencillo. Lo usualmente más indicado y mejor recomendado es aplicarlo a nivel tópico sobre las zonas a tratar, es decir, en aquellos lugares donde aparezca o sea susceptible de aparecer una contractura muscular.

 

  • El único inconveniente en su uso sería la sobredosificación y posterior intoxicación, pero para ello, se debe ingerir en altas dosis. Es por todo esto, que el uso del cloroformo está completamente indicado en el tratamiento de las contracturas musculares.