Comer en Granada y cenar en Valencia: cómo hacerlo posible

Si alguna vez te ha interesado disfrutar de la gastronomía de dos ciudades totalmente distintas pero no dispones del tiempo suficiente para hacerlo, la posibilidad de comer en Granada y cenar en Valencia en un mismo día es posible para la gran mayoría de las agendas y bolsillos.

Una de las partes más placenteras de los viajes consiste en saborear la gastronomía de la zona, degustar nuevos sabores. En ocasiones, las apretadas vacaciones no nos permiten descubrir los entresijos culinarios de cocinas distintas. Si tu viaje se centra en la zona sur de España una de las opciones posibles en tiempo y diversidad consisten en comer en Granada y cenar en Valencia.

Opciones para comer en Granada, la ciudad de la Alhambra
La variedad es casi infinita, esta ciudad es archiconocida por sus innumerables bares de tapeo que son parte de la idiosincrasia granadina, y además nada caros, solo tienes que pedir tu "caña" y esperar tu tapa. Eso si, si eres de buen comer, es probable que tengas que beber algo más de la cuenta ese día si solo quieres ir de tapas. La mejor opción será que empieces por unas tapas y luego pases al restaurante de mesa y mantel para degustar algunos de los platos típicos granadinos, como la tortilla del sacromonte, la pipirrana, el gazpacho o las habas con jamón.

 

Pero, ¿cómo ir hasta Valencia? Pues después de darte este gusto culinario a mediodia, aún tienes tiempo para montarte en un avión, en un vuelo económico, de low cost, y por menos de 20 euros presentarte en la ciudad del Turía y prepararte para degustar la cocina mediterránea al anochecer.

Propuestas para cenar en Valencia
Después de comer tan bien en Granada, parece que no hay nada que se le pueda igualar, pero si tus sentidos están abiertos al disfrute gastronómico aún hay mucho más por degustar. En Valencia hay una infinidad de diferentes tipos de paellas, arroces o fideuás que forman parte intrínsica de su patrimonio culinario. Si se prefiere algo más ligero, puedes decantarte por los sugerentes pescados y mariscos frescos del Mediterráneo. A última hora no olvides tomarte un buen vaso fresquito de horchata valenciana para terminar el día.

 

Si esta experiencia la planeas con un poco de anticipación, investigando y reservando los lugares a donde quieres ir y visitar, y además la compartes con amigos o esa persona especial, este realmente puede resultar un día inolvidable.