Comercio electrónico: cómo crear una tienda virtual

Crear una tienda online es una tarea sencilla gracias a los programas disponibles en el mercado, pero su manejo requiere de un esfuerzo logístico que no se debe descuidar.

La diversidad de software especializado para crear una tienda por Internet ha permitido que esta opción se haya popularizado, bastando unos pocos recursos y algo menos de un mes para ponerla en funcionamiento. Sin embargo, esto no es garantía de su éxito, hacen falta algunas otras iniciativas para obtener beneficios en este tipo de negocios.

Requisitos básicos

  1. Para crear una tienda en la web, en primer lugar, es necesario obtener un dominio web y un hosting o alojamiento. Hay una infinidad de empresas dedicadas a ofrecer estos servicios, por un coste bastante razonable, y en unos pocos minutos.
  2. A continuación, debe adquirirse e instalarse un software o programa específico para crear una tienda online. Este puede conseguirse fácilmente en forma independiente o en un paquete que incluya también el dominio y el alojamiento, más el diseño personalizado de las páginas web que contendrá la tienda.
  3. El software para crear una tienda por Internet no sólo debe estructurar un catálogo completo con las características de cada producto y su precio, sino que debe permitir que el cliente formule su pedido online.
  4. Además el usuario debe tener la posibilidad de pagar directamente en la tienda a través de medios electrónicos (aunque el pago contra reembolso o mediante ingreso en una cuenta es igualmente usado por algunos negocios en la web).

La logística: imprescindible

  • Aunque crear una tienda en la web tiene la ventaja de que no hace falta contar con un local físico ni dependientes que atiendan a los clientes, representa a su vez no propiamente desventajas pero sí esfuerzos añadidos que no poseen los establecimientos tradicionales, como es la entrega de la mercancía en la dirección que señale el cliente.
  • Es por ello que un aspecto indispensable para tener éxito luego de crear una tienda virtual es contratar el transportista apropiado, en términos de calidad en la entrega (rapidez y seriedad) y coste; aunque éste último va a ser cargado al cliente, es un monto que el comprador toma en cuenta a la hora de escoger un producto.
  • Por último, crear una tienda online no significa que se pueda prescindir de ciertos requerimientos físicos, como son un espacio adecuado para almancenar los productos, mantener un stock suficiente para satisfacer la demanda, y contar con un proceso de empaquetado adecuado para que la mercancía no se deteriore durante el transporte.