Cómo acceder a la Universidad a través de una beca deportiva

Si se es un buen jugador en algun deporte practicado por una universidad estadounidense, es posible conseguir entrar a ella gracias a la obtención de una beca deportiva

En Estados Unidos, el afán por fomentar el deporte les ha hecho establecer la obtención de una beca deportiva como posibilidad de método de acceso a estudios de nivel superior, tanto para jóvenes estadounidenses, como para extranjeros procedentes de otros países.

Requisitos de obtención de la beca
Las universidades exigen a los jóvenes que deseen optar a una beca deportiva el haber superado el bachillerato, superar con éxito el examen de inglés como lengua extranjera, más conocido por sus siglas en inglés, TOEFL, y el test de aptitud escolar, que es un examen similar a la selectividad, en el cual se ponen a prueba los conocimientos adquiridos durante el bachillerato.

A los aspirantes a recibir una beca deportiva también se les exige una edad determinada, la cual generalmente es ser mayor de dieciocho años, pero menor de veintiseis, aunque algunos centros permiten alumnos de hasta treinta años, si su trayectoria deportiva es excelente.

Mediadores de becas
Cumplir los requisitos exigidos no es suficiente para obtener una beca deportiva, pues también se debe ser aceptado en el equipo por el entrenador del mismo. Pero estos profesionales reciben cientos de currículums cada mes, de los cuales la mayoría cumplen ampliamente el perfil requerido.

Para facilitar la tarea de selección de becarios deportivos surgió la figura del mediador de becas, el cual recibe el currículum del aspirante y evalúa si tiene posibilidades de obtener la beca deportiva o no.

Si el mediador deportivo considera idóneo al alumno, le elaborará vídeos dónde se vea la valía del candidato, una carta de presentación y fotografías. Las amplias redes de contactos con las que cuenta un mediador hace que sea rápido y efectivo el contacto de dicho profesional con el entrenador del equipo al que se desea entrar.

El mediador no limita su acción a un único centro universitario, si no que su red de contactos se extiende por todas las universidades de todos los estados, de modo que, conociendo el perfil deportivo del joven aspirante a una beca deportiva, le puede buscar el equipo más idóneo en el centro más apropiado, para poder obtener una beca deportiva del mayor importe posible.

Tras obtener la beca, el mediador no ha cumplido su finalidad, pues también entran en sus funciones el ayudar al nuevo alumno a gestionar la beca, e incluso puede negociar el importe de la misma con el centro dónde el alumno haya sido admitido.