Cómo aceptar las críticas sobre nuestro propio trabajo

Aceptar las críticas constructivas recibidas en el entorno laboral de forma positiva y humilde es fundamental para mejorar profesional y personalmente.

En las relaciones sociales, ya sean laborales, de amistad o familiares, la exposición a una crítica es frecuente y normal. Es importante saber distinguir las críticas constructivas y las críticas destructivas, así como practicar la autocrítica. Saber aceptar las críticas es fundamental no sólo para mejorar en cualquier campo de la vida sino para relacionarse con el resto de las personas.

Aprender a escuchar

  • Tanto en el trabajo como en los momentos de ocio uno está expuesto siempre a la crítica. En las relaciones laborales la crítica adquiere aun más importancia que en otro ámbito ya que suele ir encaminada a mejorar la productividad y la eficiencia laboral. Para aprender a aceptar las críticas de forma positiva es necesario primer aprender a escuchar, entender lo que el otro interlocutor nos está diciendo.
  • Saber aceptar las críticas sobre nuestro trabajo es, entre otras cosas, adoptar una actitud positiva y comprensiva. Ponerse a la defensiva es contraproducente y puede, a la larga, perjudicar las relaciones laborales y nuestro propio trabajo.
  • Mostrar comprensión y reflexionar sobre lo que la crítica se refiere es un buen punto de partida para poder cambiar en caso de ser necesario y, al mismo tiempo, hacer sentir al interlocutor que su opinión es escuchada y tenida en cuenta, se esté de acuerdo o no con su exposición crítica.

Asumir las críticas y enmendar los errores

  • Aprender a aceptar las críticas no es sólo saber escuchar los opiniones contrarias de los demás, sino reflexionar sobre ellas y asumirlas en caso de ser constructivas. La mayoría de críticas laborales suelen tener como objetivo mejorar en nuestro trabajo.
  • En caso de que sean críticas exclusivamente destructivas, lo mejor es tratar de evitar ese tipo de conversaciones de forma educada, evitando un enfrentamiento que en nada favorecería nuestra posición y nuestro trabajo en el entorno laboral.
  • Reconocer y aceptar las críticas es por lo tanto asumir la parte de razón que tiene el interlocutor, realizar una autocrítica y a partir del conocimiento del fallo mejorar y corregirlo. Las críticas constructivas son imprescindibles en el entorno laboral ya que ayudan a optimizar y a mejorar la forma en la que se desarrolla el trabajo.
  • Una persona que sabe aceptar las críticas y que además actúa en consecuencia para solucionar los problemas señalados por un tercero tiene más posibilidades de ascender y de servir mejor en su trabajo que una persona reacia a las críticas: rectificar, si es necesario, es de sabios.