Cómo actuar si nos han robado la tarjeta de crédito

Proceder con celeridad y sensatez ante el robo de una tarjeta de crédito son las claves para evitar al titular de la misma numerosos disgustos.

El robo o pérdida de la tarjeta de crédito es uno de los contratiempos más habituales con el dinero de plástico. Lo primero que se debe hacer para minimizar las consecuencias, en caso de que su tarjeta de crédito desaparezca,  es ponerse en contacto con la entidad financiera emisora de la tarjeta y  cancelarla, para así evitar, en la medida de lo posible, un uso fraudulento.

 

Medidas de seguridad

Seguir una serie de medidas básicas de seguridad en el uso de las tarjetas de crédito permite controlar los daños que podría ocasionar el robo de las mismas. Además, cumplir estas sencillas normas, puede evitar otros usos fraudulentos de las tarjetas de crédito, como el duplicado de la banda magnética o el fraude en su utilización en compras a través de Internet.

 

 

El primer paso consiste en firmar la tarjeta de crédito inmediatamente después de que la entidad financiera emisora de la misma la remita al cliente, ya sea por vía postal o si es entregada en mano en la sucursal bancaria, ya que si no se hace, en caso de uso fraudulento, la entidad financiera podría declarar que el usuario ha hecho un uso indebido de la tarjeta, evitando así indemnizar al titular en caso de robo.

 

 

Tarjetas más seguras

 

La mayoría de las tarjetas de crédito cuentan con un seguro que protege al titular en estos casos, que garantizan, entre sus coberturas, la devolución parcial de las compras o las retiradas de efectivos realizadas por los malhechores antes de la cancelación de la tarjeta.

 

La reciente introducción del chip en las tarjetas de crédito aumenta la seguridad de las mismas, siempre que el titular no lleve apuntado el número PIN en la misma tarjeta o en un lugar visible de la cartera. Revisar frecuentemente la cuenta para comprobar si se realizan movimientos extraños con la tarjeta de crédito es otra medida de seguridad útil. Cumplir estas sencillas medidas de seguridad puede ahorrar más de un disgusto en estos casos.