Cómo adoptar en España: trámites y requisitos

Para adoptar en España es necesario presentar una serie de trámites en el servicio de protección de menores autonómico y cumplir con los requisitos socio-económicos legales.

Adoptar en España es un proceso que requiere la cumplimentación de diversos trámites y cumplir ciertos requisitos. Adoptar es la forma más común de adquirir la filiación de un niño a una familia, y es de carácter permanente. Los adoptantes pasan a ser legalmente los padres del adoptado y sus tutores legales. Sólo pueden adoptarse a los niños menores de 14 años.

Trámites

El primer trámite para adoptar en España consiste en la presentación de una solicitud formal en el Servicio de Protección de Menores de la comunidad de donde se es residente. Se deben adjuntar los certificados de nacimiento de los posibles adoptantes, los antecedentes penales y las declaraciones de la renta de los últimos años. El organismo estudiará la documentación aportada mientras realiza entrevistas y visitas a la familia de los solicitantes. En caso de que todo sea satisfactorio expedirá un certificado positivo de idoneidad de la familia.

 

Con el certificado se iniciará el expediente de propuesta por parte del propio organismo donde constarán las circunstancias socio-económicas tanto del futuro adoptado como de los solicitantes, y será remitido a la autoridad judicial competente. En caso de que el niño sea pariente de tercer grado o sea el hijo del cónyuge demandante no hará falta este trámite. Una vez el juez otorga la filiación del menor al solicitante la adopción será efectiva. Es importante recordar que el hecho de adoptar en España es un acto irrevocable ante la ley.

Requisitos

Para adoptar en España se debe cumplir una serie de condiciones con el fin de asegurar un hogar digno y estable para el menor. Los solicitantes deben poseer el pleno ejercicio de todos sus derechos civiles y nunca haber sido incapacitados judicialmente ni tener antecedentes penales. Además, los dos cónyuges adoptantes deben ser mayores de 25 años y al menos uno de los dos ser como mínimo 14 años mayor que el niño adoptado. Las entrevistas personales y las visitas sirven para valorar la idoneidad de los solicitantes para asegurar el bienestar económico y social del menor.

 

Sin embargo existen casos en los que pese a cumplir los requisitos de adopción no se permite la adopción. Los padres privados por ley de la patria potestad del menor o los que hayan perdido la tutela no podrán adoptar en España. Asimismo, los tutores legales deben presentar la rendición de cuentas al final de cada ejercicio tutelar, y en caso de no ser aprobadas no podrán continuar con la tutela del menor.