Cómo afecta el alcohol a un embarazo

El alcohol en el embarazo puede ser bastante perjudicial para el feto en su desarrollo, por eso hay que tener en cuenta sus efectos y evitar consumirlo.

El embarazo es un momento delicado para toda mujer, que debe controlar desde el principio de la gestación todo aquello que ingiere. El alcohol puede resultar bastante perjudicial para el feto, por este motivo hay que tener en cuenta el peligro al que se puede exponer al futuro niño.

Qué es el FAS

El FAS son las siglas del Fetal Alcohol Syndrome, y se trataría de un trastorno permanente ocasionado en el feto, provocado por el consumo continuo de alcohol por parte de la madre durante el periodo de gestación. Está completamente comprobado que el alcohol puede ocasionar malformaciones física y psíquicas en el niño, por tanto la manera más acertada de prevenir este síndrome es intentando evitar su consumo durante los meses que dura el embarazo.

Consecuencias del consumo de alcohol

Un niño expuesto a este tipo de síndrome tendrá un rostro ancho y achatado, con un puente nasal bajo y una nariz pequeña y respingona. También es frecuente encontrar malformaciones en los ojos de estos niños o simplemente la disminución de los mismos.

 

Estos niños experimentan déficit de desarrollo prenatal, y es difícil que lleguen a presentar un crecimiento normalizado después del periodo postnatal. Además su formación craneal es menor por tanto se ve reducida y ello implica que se presente además una disminución notable de la capacidad funcional.

 

En la mayoría de niños afectados por este síndrome tras la ingesta del alcohol durante el embarazo, se puede apreciar un retraso significativo de su desarrollo o deficiencia mental. En todo caso existen varios niveles, es posible que los niños afectados simplemente presenten retrasos mínimos, no obstante también se puede dar el caso de retrasos mentales severos.

 

Estos niños son propensos a sufrir anomalías estructurales tras el parto. Muchos sufren lesiones cardíacas graves, anomalías oculares, defectos en la estructura ósea, anomalías genitales, renales o deformidades en extremidades entre muchas otras.