Cómo ahorrar realizando un consumo responsable en casa

Realizando un consumo responsable se puede ayudar a proteger ciertos recursos del planeta como el agua y la energía, a la vez que se ahorra y se cuida el mundo para las generaciones futuras.

Practicando un consumo responsable, no solo se beneficia al medio ambiente sino también directamente al bolsillo. Con una pequeña inspección en la casa se puede comprobar todos los recursos que diariamente se desperdician sin darse cuenta. Es importante tomar conciencia de ello, y cambiar algunos malos hábitos que permitirán preservar recursos como el agua y la energía.

Ahorrar energía en el hogar

Hay muchas maneras de realizar un consumo responsable en el hogar y disminuir las tarifas de luz. La mayoría de ellas son sencillas y se basan en pensar unos segundos antes de hacer las cosas. Un ejemplo simple es no abrir las ventanas cuando se tiene la calefacción encendida o instalar en la calefacción un termostato para regular la temperatura y que esta no supere los 20 grados en el invierno.

 

Si se pueden instalar productos solares mucho mejor, así como el biogás, la leña o el gas natural. También es conveniente instalar un aislamiento térmico en la vivienda y evaluar los electrodomésticos que se utilizan en cuanto al consumo de energía, especialmente a la hora de comprar. Siempre se recomienda que sean clase A. Otra de las formas de ahorro consiste en aprovechar la luz del día, mantener apagadas las luces de los cuartos cuando no está nade y sustituir los focos por bombillas de bajo consumo o tubos fluorescentes.

Formas de ahorrar agua

El agua es una fuente de vida. Hoy más que nunca hay que realizar un consumo responsable, evitando desperdiciar la más mínima gota. Una de las maneras de prevenir el desperdicio es, con la ayuda de un fontanero, verificar todos las cañerías de la casa para asegurarse que no haya fugas. También se recomienda usar el lavarropas y lavavajillas solamente cuando están llenos.

 

Igual de importante es observar los hábitos que pueden perjudicar al consumo responsable. Para ello, conviene la ducha al baño, la cual puede reducir a más de la mitad el consumo de agua. También hay que cerrar el grifo cuando se cepilla los dientes, se peina o se afeita, así como cuando se enjabonan los cubiertos de la cocina. Otra de las medidas es minimizar el uso de mangueras cuando se riega las plantas o lava el auto. Conviene utilizar cubetas.