Cómo alimentar a las aves de corral con productos caseros

El pan, la fruta y las semillas de grano son la mejor alternativa a los piensos industriales para alimentar a las aves de corral; además de económicas, tienen alto contenido energético y son mucho más saludables.

Los animales de granja, pueden ser alimentados con piensos y productos derivados de fabricación industrial. Sin embargo, para alimentar a las aves de corral existen productos caseros al alcance de todos los usuarios, como el pan, la sandía y el melón o sus semillas, muy ricos en proteínas, minerales e hidratos de carbono.

El pan, alimento fundamental.

Una dieta a base de pan es el sustento principal de las aves de corral. Este pan debe ser preparado para que lo puedan tomar con facilidad. Para ello, el pan que sea necesario debe trocearse para alimentar a las aves de corral de las que se disponga. Una vez hecho esto, se deja reposar en un recipiente con agua durante un tiempo.
La finalidad del agua es reblandecer el pan. De vez en cuando, podemos tocarlo para ver si ya está blando. En caso de partir de pan duro, se dejará durante un tiempo más en agua, hasta estar seguros de que se haya ablandado, para ello se tocará el pan de vez en cuando, hasta que se considere que la textura es la adecuada.
Una vez que se haya comprobado que el pan se ha reblandecido, se amasará con las manos. Para ello, se apretará la masa con los nudillos y se apretujará al mismo tiempo con las manos hasta que finalmente, se consiga una pasta homogénea y seca. Es importante no añadir demasiada agua para reblandecer el pan, ya que el resultado debe ser una pasta consistente.

¡A la rica fruta!

Otra de las cosas que no puede faltar para alimentar a las aves de corral es la fruta que contiene un alto contenido en agua y mineral. Se empleará sobretodo la corteza de la sandía o del melón. Para prepararla se recortará, la parte de la fruta que no es comestible para las personas, en unos trozos muy pequeños. Una vez troceados se pueden o no, añadir junto con la masa de pan.
Además de las cortezas, también se puede emplear para alimentar a las aves de corral las semillas de estas mismas frutas, el melón o bien, la sandía. Al contario que con el pan y la fruta, las semillas no deben trocearse ni procesarse de ninguna forma, se pueden añadir tal cual al recipiente o la zona a partir de la cual los animales comen.