Cómo andar con tacones altos sin perder estilo

Andar con tacones altos es un signo de elegancia y distinción, pero si no se tienen en cuenta ciertas normas, puede tornarse en la peor pesadilla de una mujer.

Hoy en día la sociedad le exige cada vez más al sexo femenino, entre estas exigencias nos encontramos con el uso de tacones altos; y no sólo por cuestión de trabajo, ya que estéticamente estos compañeros femeninos son ideales para estilizar la figura, aumentar la estatura, dar clase y estilo. Es por esto que hay que aprender a andar con tacones altos y lucirlos con la mayor dignidad posible.

Tips para el uso de tacones altos
En primer lugar es indispensable conocer el tamaño ideal del tacón acorde a la estructura y tamaño de su cuerpo. Por ejemplo, si su estatura es media (de 1.55 a 1.65 centímetros), lo ideal son unos tacones de seis a siete centímetros de longitud, este valor es lo aconsejado y además lo más saludable para sus piernas y sus pies.

En cuanto al estilo de los zapatos, se deben utilizar zapatos cerrados, ya que éstos le proporcionarán a sus pies una mayor estabilidad y comodidad. Si usted quiere andar con tacones altos mientras tiene que permanecer mucho tiempo de pie o hacer movimientos rápidos, lo más recomendable es no utilizarlos, ya que con el tiempo le pueden generar molestias bastante fuertes que no le dejarán calzar ni siquiera un zapato común. Es entonces cuando pueden producirse los temidos problemas de circulación, dolor y deformidad de las piernas.

Andar con tacones altos estilosamente
En este punto, lo más importante es conocer la postura correcta a la hora de caminar con este estilo de calzado, en primer lugar debe colocarse en una posición recta con los hombros hacia atrás y la cabeza levantada, con el pecho apuntando hacia arriba. Contraiga, además, el estómago hacia adentro para permitirle a su espalda adquirir fuerza y estabilidad. Por último, relaje sus rodillas y pantorrillas para que los movimientos no luzcan esforzados y duros, sino que al contrario luzcan muy naturales, elegantes y sueltos.

Una vez hecho todo lo anterior, realice pasos cortos disfrutando de su caminata y mueva sutilmente las caderas para dar un mayor aire de elegancia a sus movimientos. Andar con tacones altos es cuestión de una buena táctica y costumbre, al comienzo puede ser que cueste, pero con el paso del tiempo cada vez le será más natural. Se puede hacer el uso de almohadillas para evitar ampollas o heridas ocasionadas por el zapato.