Cómo apoyar a nuestra pareja si esta pierde su empleo

Una relación de pareja en época de crisis resulta complicada, por lo que apoyar al otro cuando ha perdido el empleo mediante el aumento de la autoestima es fundamental.

Quedarse en el paro es una nueva situación laboral que puede acarrear numerosos problemas en la pareja. Evitar que la situación se convierta en un hecho frustrante para quien está desempleado y apoyar a la pareja dejando a un lado reproches y paternalismos es imprescindible para salvar la situación hasta que las aguas regresen a su cauce.

Fortalecimiento de la autoestima

La persona que se queda sin trabajo experimenta un descenso en su autoestima y autoconcepto alimentado por frases negativas como, por ejemplo, "lo hago todo mal", "nadie me quiere como empleado" o "la formación de los demás es mucho mejor". Su estado oscila entre la depresión y la apatía. Esto se debe sumar a que se tiene menos dinero y, por tanto, las actividades de ocio y vacaciones se posponen.

 

Para apoyar al otro miembro de la pareja es necesario que no caiga en la desesperación. Esto se consigue banalizando la situación y elaborando nuevas estrategias de economía doméstica. Asimismo, el cariño, la comprensión, una vida sexual plena y mantener el contacto continuo con los amigos y la familia serán determinantes para que no se caiga en el pozo de la depresión.

Potenciación del sentimiento de utilidad

El ser humano necesita mantener la mente ocupada para sentirse útil. Por ello, un método práctico para apoyar a la pareja y que se sienta igualmente necesaria sería el de dividir de nuevo las tareas creando un pacto en el que el desempleado haga más labores domésticas que el trabajador y dedique la otra mitad de su tiempo a buscar empleo.

 

Otra alternativa muy válida es que se intente adquirir mayor formación, ya que los periodos de inactividad, si no van acompañados de algún estímulo, pueden hacer que el individuo se acomode a la situación hasta el punto de que llegue a considerarla normal. Para evitarlo y apoyar al otro no hay nada mejor que instarle a que empiece a estudiar de nuevo.