Cómo apoyar a nuestros hijos cuando cambian de colegio

El cambio de colegio es todo un reto para los niños y para los padres, y sólo con su ayuda y la de los profesores conseguirán que los hijos se adapten lo antes posible.

En el desarrollo físico y psicológico de los hijos influyen muchas variables, como la alimentación, el entorno familiar, los estímulos exteriores y el ambiente escolar, entre otras, siendo influencias que definirán su personalidad. Un cambio de colegio debe tratarse con la importancia que merece para que los niños sigan percibiendo un entorno seguro y estable.

Primeras decisiones

Es fundamental hablar con los hijos, explicándoles la situación y llegando a acuerdos sobre la necesidad de cambiar de colegio. Si hay un traslado a otra ciudad, este cambio se tiene que dar inevitablemente, pero los padres deben de tener en cuenta al tomar esta decisión la importancia de conseguir un entorno estable y seguro para sus hijos.

 

Cualquier cambio resulta traumático en estas edades, así que, si los padres consideran que no hay posibilidad de evitar el cambio de colegio, deben de adoptar medidas que aplaquen las posibles consecuencias negativas de este cambio. Otros cambios son inevitables, y ayudarán al niño en el aprendizaje a adaptarse a nuevas circunstancias.

Ayudando a adaptarse

Si el cambio es inevitable, los padres tiene que impedir, dentro de lo posible, que el traslado se haga en mitad del curso. El niño se encontraría con nuevos compañeros y profesores en medio de actividades y estudios diferentes, que tendría que aprender desde cero, pudiendo afectar a su rendimiento académico. Mejor comenzar el curso en el nuevo colegio.

 

Que lo hijos sientan el apoyo de los padres es fundamental, pero también que ellos se involucren en la elección del nuevo colegio junto a sus padres, siempre que sea posible, visitándolo antes de comenzar el curso, conociendo a sus futuros profesores y compañeros hará que el cambio sea mucho menos impactante.

 

Los padres tienen que estar muy pendientes de la adaptación del niño, especialmente los primeros días, hablando mucho con los profesores para que ellos también ayuden a la aclimatación del nuevo compañero de clase. Que no le falte material escolar, que vaya bien aseado y vestido, que participe en actividades extraescolares y vaya entablando nuevas amistades.