Cómo aprender a disfrutar del trabajo

Disfrutar del trabajo no sólo se basa en tener el empleo que nos gusta, sino en mantener una buena actitud, generar un buen clima laboral o esforzarse por ser resolutivo en las tareas.

Disfrutar del trabajo debería ser el objetivo de la mayoría de personas que tienen un empleo. Aquellos que consiguen sentirse realizados con su trabajo, aumentan sustancialmente su calidad de vida, evitan el estrés y aprenden también a disfrutar de su tiempo libre.

Analizar la situación para encontrar soluciones

  • Cuando nos encontramos en una situación laboral que no nos satisface, es necesario analizar las causas de nuestro descontento, los cambios que podemos realizar o las actitudes que nos gustaría cambiar. 
  • Tener en mente aquellas cosas que dependen de nosotros, y aquellas relacionadas con elementos externos nos ayudará a trabajar para conseguir solucionar la situación.

 

 

Consejos para disfrutar del trabajo

  • El primer paso para disfrutar del trabajo es simple: esforzarse y trabajar bien. El sentimiento de haber logrado unas metas con el propio esfuerzo es clave para sentirse a gusto en un empleo. Realizar las tareas a medias o simplemente para salir del paso, promueve un sentimiento subyacente de fracaso y apatía por las tareas propias del puesto de trabajo.
  • La actitud hacia los compañeros de trabajo es muy importante: un ambiente tenso o enrarecido trabajo causa una incomodidad generalizada en el lugar de trabajo. Acudir contento al puesto de trabajo resulta mucho más fácil cuando sabemos que el ambiente estará en calma y relajado. Los desacuerdos con compañeros deben solucionarse rápidamente y de forma amistosa, dejando claro qué nos ha molestado y por qué.
  • La rutina resulta una de los factores que a menudo impiden disfrutar del trabajo. Realizar el mismo tipo de tareas, día tras día, durante el mismo número de horas genera una cierta frustración. Debido a la naturaleza del propio empleo, no siempre es fácil cambiar la forma de trabajar, pero siempre es posible hacer algunas actividades que nos motiven durante la jornada laboral. Organizar, por ejemplo, algún tipo de salida o actividad semanal con los compañeros puede ser de gran ayuda.
  • Saber disfrutar del trabajo pasa también por encontrar un equilibrio entre vida personal y profesional. Abusar del trabajo puede ocasionar problemas graves de estrés, insomnio o ansiedad, además de dañar nuestra vida personal y las relaciones con amigos y familiares, por no poder atenderlos el tiempo que se merecen.
  • Ser resolutivo y práctico es vital para superar con buena nota los desafíos del día a día. Si surge un problema lo más fácil es mantener la mente fría, analizar las causas y las formas de resolverlo y ponerlas en práctica.