Cómo aprender a hacer el masaje ayurvédico

El masaje ayurvédico procede de la India, y su misión es la de lograr que el cuerpo recupere la armonía perdida, teniendo como base la medicina tradicional.

Entre las técnicas de fisioterapia y osteopatía tradicional, el masaje ayurvédico goza de gran prestigio, y las personas con problemas de salud se suelen interesar en él para recuperarse de problemas físicos o psicológicos. Aprender a hacerlo requiere del seguimiento por parte de un experto en la materia. Sin embargo, gracias a Internet el iniciado puede interesarse en él y comprender su significado y objetivo mediante la técnica.

La esencia del masaje

Las técnicas del masaje ayurvédico se basan en la creencia de que están ligados el cuerpo y la mente. De esta forma, los problemas psicológicos o de estrés, tan presentes en la sociedad occidental y moderna, actuarán sobre el cuerpo y crearán enfermedades tales como las relacionadas con los huesos o las articulaciones, de una aparición cada vez más creciente en la actualidad.

 

Por ello, el masaje trata de hacer un doble efecto sobre el cuerpo y sobre las zonas más implicadas en la actividad vital, con el objetivo de poner otra vez a nuestro organismo en correcto funcionamiento. Este doble efecto se compone de una parte relajadora y de otra parte tonificadora. De la misma forma que otros masajes, comparte la idea de liberar al cuerpo de las tensiones acumuladas por los problemas de cada persona, aunque en este caso se insiste más en la relación inseparable del cuerpo y la mente.

La técnica

De esta forma, el masaje ayurvédico se practica sobre el paciente sin ropa o en ropa interior, y se trata de efectuar movimientos estimulantes en todas las zonas del cuerpo, insistiendo en las regiones más acumulativas de tensiones como la espalda y el cuello. Una buena forma es contar con material audiovisual de fácil hallazgo en Youtube, o tomar cursos en páginas como Masajeayurvédico.

 

Por último, hay que decir que las técnicas del masaje ayurvédico se basan en la eliminación de los elementos negativos que han actuado sobre el organismo, entendiendo como elementos negativos la suma de carga estresante sobre la mente, los problemas superficiales de los huesos y músculos y las toxinas interiores del cuerpo. Así pues, el efecto debe actuar sobre estos tres niveles, hasta conseguir volver al equilibrio de antes.