Cómo aprender inglés sin tener que salir de casa

Una modalidad educativa que se extiende es aprender inglés desde el hogar, con horarios flexibles, asumiendo el compromiso personal de cumplir el objetivo de hablar y escribir con corrección.

Existen cursos que se hacen a través de una página Web, donde aparecen clases (textos, imágenes y audio) con lecturas y ejercicios a resolver, en el tiempo que mejor convenga. Ahora bien, aprender inglés está al alcance, pero hay que ser constantes en cumplir con las actividades planificadas, corregirse con seriedad y no pasar a la clase siguiente sin haber asimilado los conocimientos necesarios.

Seleccionar un curso

  • Las propuestas en Internet para aprender inglés son muchas, hay que seleccionar la que nos interese, ya sea por el material que ofrece, por las prácticas con la comunidad online o por las tutorías y certificados que podamos obtener. Una vez que elijamos, pongamos al lado del ordenador cuaderno y lapicera, el resto del material aparecerá en pantalla.
  • Generalmente los cursos están divididos por niveles, si tenemos una base podemos realizar un test y evaluarán nuestro nivel. A partir de ahí hacemos clic en la lección número uno y seguimos al pie de la letra su desarrollo teórico, recurriendo al diccionario o gramática cuando necesitemos; podemos tener a mano el libro o buscar en el sitio.
  • Un aprendizaje brinda herramientas conceptuales y metodológicas, sin embargo dependerá de nuestra dedicación. Si nos proponemos asimilar el idioma tenemos que estudiar, calcular cuántas horas semanales le dedicaremos y en qué horarios. Y seguir indicaciones al pie de la letra, corrigiéndonos pronunciación o escritura las veces haga falta.

La intercomunicación

  • Cuando existen tutores a los cuales acudir por correo electrónico es importante establecer el contacto y aprovechar para sacarse dudas que surgen al aprender inglés. Generalmente hay foros de discusión donde los alumnos participan para debatir algún tema y chat para conversar libremente. Quizás al principio elijamos trabajar en soledad, hasta sentirnos seguros para relacionarnos.
  • Hay bibliotecas virtuales con textos para bajar e imprimir o leer online, algunos se utilizan en carácter de obligatorios y otros optativos. Leer todos los días aunque sea una página ayuda a fijar la gramática, también viene bien escuchar algún audio o canciones en inglés mientras cocinamos o hacemos tareas que lo permitan.
  • Si nos empeñamos en aprender inglés desde casa, aprovechemos para ver películas sin traducción, escuchar música intentando entender las letras, leer un diario o revista; observaremos que empezamos a entender las palabras a través del contexto. Sentir que avanzamos en la comprensión nos estimulará a explotar la interactividad y la multiplicidad de recursos que disponemos en la red.