Cómo aprender telequinesis: consejos para principiantes

La llave de la mente está al alcance de todos los seres humanos mediante el conocimiento de la energía propia, así como de la telequinesis del objeto.

Este fenómeno consistente en mover cosas a distancia sin que exista explicación científica posible, ha sido el caldo de cultivo para que el cine hollywoodiense alimentara la imaginación de miles de personas acerca de la posibilidad de que el cerebro aún pudiera sorprender. La telequinesis ha despertado curiosidad durante siglos y actualmente hay expertos en el tema que aseguran que sólo es cuestión de seguir unos pasos.

Creación y control del piswheel

El elemento clave en el aprendizaje de la telequinesis está relacionado con el objeto y se denomina "piswheel", este consiste en una hoja con materiales ligeros cuyos lados se doblan diagonalmente y al cual se clava una aguja en la punta con un trozo de goma pegado en el interior para que se sostenga. Este se debe meter en una caja transparente para aislarlo lo máximo posible.

 

 

El ejercicio es aparentemente sencillo ya que la complejidad proviene de canalizar toda la energía hacia los dedos de las manos acercándolos hacia el objeto sin tocar la caja. Las recomendaciones habituales a tales efectos son la concentración en la respiración, la absorción de toda la fuerza vital en ese objeto y la visualización del elemento como un todo.

 

El aura del objeto y acumulación de energía

Llegados a este punto puede que se haya intentado, infructuosamente o no, que algún objeto pueda moverse. La telequinesis requiere su tiempo ya que está basada en el principio de la energía vital. En cierto modo, el ser humano es electricidad producida por las calorías y existen medios que "cargan de energía" tales como el descanso, el optimismo o los objetivos conseguidos.

 

 

El participante inanimado, ya sea un piswheel o cualquier otro objeto, también participa de ese intercambio de energía y, como todas las existencias disponen de un aura de fuerza propias, como ocurriría con los seres vivos, o prestado, este sería el caso del resto de elementos. Por tanto, resulta importante no decepcionarse si la telequinesis no funciona a la primera.