Cómo arreglar el radiador del coche

La fuga en un radiador es bastante común y se puede solucionar de una manera fácil, ahorrándote tiempo, dinero y aprendiendo más reparando el vehículo.

La vida de un radiador nuevo es de corto plazo, normalmente se rompen debido al desgaste y al uso diario que recibe el auto. Estos arreglos ocasionan pérdidas y generan un gasto adicional al presupuesto familiar. Sin embargo, salir de este apuro es fácil si se lleva a cabo tomando las precauciones necesarias.

Señales de fuga en un radiador

Los signos que alertan cuando se tiene estos problemas son diversos, uno de los más frecuentes es observar debajo del vehículo unas manchas de color verde, si las hay es señal que se tiene una filtración. También se debe verificar el nivel del liquido refrigerante cada cierto tiempo, si se nota un nivel bajo probablemente haya un escape.

 

Para confirmar el origen de la fuga es necesario encender el auto, abrir el bonete y dejar que caliente el motor. Cuando este se encuentre caliente se observará en qué manga se encuentra la pérdida de líquido, es necesario también verificar la tapa.

Formas de reparar el radiador del coche

Las situaciones de reparación de un radiador son distintas dependiendo de la ubicación del daño. Cuando se tiene fuga en el tubo se debe tirar sus aletas con unos alicates y luego cortarlas, juntando los extremos y pegándolas formando un borde sólido. Esto se logra aplicando soldadura en frio, dejando reposar varias horas para su endurecimiento.

 

Luego, para reparar un radiador roto se debe drenar primero (vaciar todo el líquido), limpiar la zona, aplicar la soldadura en frío y dejar que se endurezca por un lapso de dos horas. Se puede utilizar también productos endurecedores para reparar agujeros en plásticos.

 

Si la filtración viene por la costura, esta se puede solucionar aplicando un parche de metal en la parte exterior de la misma. Y si la fuga es por la tapa lo más práctico es sustituir la junta o colocar una tapa nueva siguiendo las indicaciones del empaque.

Mantenimiento de un radiador

Para evitar estos problemas se debe prevenir inspeccionando el nivel de agua o el anticongelante siempre que sea posible, recomendable una vez por semana y mantenerlo en su nivel. Darle limpieza al radiador por lo menos dos veces por año. Hay que recordar que las reparaciones hechas de forma ambulante son sólo para salir de alguna situación de emergencia.