Cómo aumentar su fertilidad

Las parejas que tienen previsto tener un hijo pueden seguir unas pautas recomendadas por los médicos para aumentar su fertilidad teniendo en cuenta la edad, la salud y el historial familiar.

A la hora de tratar concebir, las parejas pueden encontrar dificultades que estén relacionadas con su edad, forma de vida y componentes genéticos. En estos casos, realizar un control de fertilidad por parte de un médico especializado puede aumentar las posibilidades de embarazo.

La edad, un factor determinante

En las mujeres, la edad es el principal factor para determinar la fertilidad. Desde un punto de vista biológico, el mejor periodo para tener un bebé es alrededor de los 25 años, aunque hoy en día eso se vuelve bastante complicado. En este caso, la única forma de aumentar la fertilidad, es intentar tener hijos lo antes posible, ya que a partir de los 35 años las posibilidades de concebir disminuyen considerablemente.

Conocer tu ciclo menstrual

Aunque el ciclo menstrual suele durar de promedio 28 días, existe una gran variación entre mujeres. Este ciclo es una relación compleja de hormonas que deben segregarse en el nivel correcto para la fertilidad. Una forma fácil de calcular tu periodo de más fertilidad es anotando la duración de seis ciclos. Primero debes elegir tu ciclo más corto y restarle 20 y a tu ciclo más largo, restarle 10. Si por ejemplo resultan los números 7 y 20 esto significa que la mujer es potencialmente fértil entre esos días.

Cuándo el cuerpo dice que eres fértil

Existen varias maneras de conocer, aunque no con exactitud, cuándo se acerca el momento de la ovulación. El aumento de LH u hormona luteinizante. Esta se puede mediar mediante los kits para predecir la ovulación que venden en las farmacias, aunque puede dar falsos positivos en aquellas mujeres que tengan problemas hormonales. La temperatura basal es otra de ellas; la temperatura aumenta, aunque es algo difícil ya que dicho aumento se produce justo cuando ya se ha producido la ovulación. Sin duda, la más eficaz es mediante las secreciones cervicales. Cuando la mujer llega a su mayor punto de fertilidad se vuelven viscosas y flexibles, con un tono turbio o blanquecino.