Cómo ayudar a niños tímidos a crear conversación

Los niños necesitan aprender a comunicarse, por lo que es en el entorno familiar donde empieza el aprendizaje, evitando situaciones en las que su autoestima sea dañada.

La timidez, cuando es muy acusada, provoca sufrimiento a quien la padece. Los niños tímidos son retraídos, su dificultad para relacionarse con otros niños y adultos les aleja del entorno social pudiendo provocarles una depresión que, a tan temprana edad, les hará perder mucho tiempo y alegrías. Un poco de timidez cuando los niños son pequeños es normal, pero si influye en su vida diaria los niños tímidos necesitarán ayuda.

Las causas

Es necesario observar las causas de su timidez, uno de los motivos puede ser falta de autoestima haciendo que los niños tímidos no se relacionen con otros niños, con adultos y que no participen en clase, evitando reiteradamente situaciones en las que deben comunicarse con otras personas.

 

Estas reacciones se manifiestan en momentos puntuales ya que si se dan en casi todos los momentos de su vida habrá que distinguir si son niños tímidos o niños tristes. También el rechazo por parte de los otros niños, la falta de atención por parte de los adultos y la soledad les provoca un gran temor al ridículo por no estar habituados a relacionarse y no saber enfrentarse a los problemas.

 

Así mismo, una situación de dependencia de sus padres también hace que los niños sean tímidos y se refugien en ellos. Si esta conducta se mantiene y va en aumento, los niños tímidos pueden sufrir emocionalmente y desarrollar una fobia social.

La comunicación

Los niños tímidos no tienen por qué ser niños sin habilidades sociales, es posible que sepan lo que deben hacer y decir para relacionarse, pero evitan hablar con los demás por temor a que no quieran estar con ellos.

 

Una buena comunicación en el entorno familiar, haciendo preguntas sobre las cosas cotidianas que viven, hablar de sus intereses, sus sentimientos y amigos, así como expresar de una forma comprensible para él los sentimientos de padres y hermanos, ayudará a los niños a crear conversación pues se saben escuchados y comprendidos, con lo que disminuirá su temor a hacer preguntas pues sabrán que habitualmente recibirán una respuesta comprensible.

 

El interés por sus habilidades, así como ayudarles en las cosas que no se les den bien, hará que los niños tímidos se sientan seguros y sean ellos los que empiecen la conversación.