Cómo blanquear la ropa blanca

La ropa blanca con el paso del tiempo suele perder su color, por eso para el mantenimiento de la misma es importante tener la precaución de blanquear la ropa.

Cuando se tiene ropa blanca guardada durante mucho tiempo o si se usan estas prensa de manera constante, es posible que lleguen a perder su color habitual y se comiencen a poner de color amarillo. Para quitar este color hay que blanquear la ropa, un proceso que se puede realizar de manera casera.

Ropa blanca
La ropa blanca por lo general es la que menos tiempo dura limpia, es importante que después de cada uso se la lave para quitarle todos los residuos del ambiente. Para blanquear la ropa de una manera efectiva y casera hay que colocar en un recipiente agua con detergente, jugo de limón, mejor si es exprimido y agregarle una cucharada de sal, dejarla reposar por lo menos 30 minutos y luego enjuagar con abundante agua para proceder al lavado habitual. Para que el efecto sea mayor, se puede dejar secar la ropa al sol, ya que los rayos del sol tienden a aclarar la ropa. Por eso la ropa de color siempre hay que tenderla del lado del revés, para conservar mejor su color natural.

 

 

Otra opción para blanquear la ropa es colocar en un recipiente medio vaso de agua oxigenada y añadir un poco de agua, sumergir las prendas durante siete minutos, enjugarlas y lavarlas como se hace habitualmente, el mismo procedimiento se realiza con ropa de lana blanca, con la diferencia de que, a esta última, hay que colocarle detergente para ropa delicada, de esta manera la ropa blanca quedará siempre como nueva.

Ropa blanca en desuso
En algunas ocasiones se guarda la ropa blanca en cajones y se la mantiene ahí durante mucho tiempo, cuando se quiere volver a usar algunas pueden estar de color amarillo. En este caso, para blanquear la ropa, solo es necesario sumergirla en un recipiente con leche fría dejarla por lo menos una hora y luego proceder al lavado habitual de la prenda. Si se guarda la ropa blanca por mucho tiempo, es conveniente envolverlas en telas, para evitar que tome color amarillento.

 

 

Si la ropa blanca presenta manchas de humedad, solo hay que colocarle un poco de amoníaco y agua, dejarla un buen rato hasta que las manchas de humedad desaparezcan. Si no se quiere blanquear la ropa de manera casera, se pueden adquirir productos que son exclusivamente para la ropa blanca, suelen ser muy efectivos y solo hay que seguir las instrucciones del envase.