Cómo calcular los intereses de un préstamo bancario

A la hora de solicitar un crédito puede resultar útil conocer las distintas maneras que tienen las entidades financieras de calcular los intereses a pagar cada año.

Aprender a calcular los intereses de un préstamo bancario es la mejor manera de saber la cantidad mensual que hay que pagar a la entidad financiera. Para ello, cada banco o caja de ahorros utiliza una referencia para marcar el tipo de interés de sus préstamos, a los que además hay que sumar una serie de comisiones por la apertura del préstamo bancario y otros gastos que corren a cuenta del cliente.

Tipos de préstamos

En primer lugar, debemos distinguir entre los diferentes préstamos bancarios que ofertan las entidades financieras. Los dos tipos más habituales son los préstamos hipotecarios para la adquisición de viviendas y otros inmuebles, y los personales, destinados a la financiación de bienes de consumo y automóviles, principalmente.

 

En el caso de los préstamos hipotecarios, la referencia más habitual para calcular el tipo de interés es el Euribor, al que cada entidad suma un diferencial en función del grado de riesgo de la operación y del grado de vinculación del cliente con la entidad financiera en el momento de solicitar el préstamo bancario. Esta primera cifra es la Tasa de Interés Nominal o TIN.

 

A este interés hay que añadir los gastos de estudio y la comisión de apertura del préstamo. La cifra total de los intereses anuales a los que está sujeto el préstamo bancario se denomina Tasa Anual Equivalente o TAE.

 

El tipo de interés de los préstamos personales suele ser bastante más elevado que los de las hipotecas. La razón es fácil, al tratarse de préstamos sin garantías reales, los préstamos personales son más caros, como medida de protección de las entidades financieras ante posibles impagos.

Evolución mensual

Una vez conocida la TAE del préstamo, se puede calcular el montante de los intereses del préstamo que hay que abonar en cada mensualidad, aunque dependerá de las condiciones de cada préstamo bancario, ya que la entidad puede ofrecer periodos de carencia en los que, por ejemplo, el cliente sólo pague durante un periodo determinado de crédito los intereses del crédito, y no el principal del mismo. Además, para el cálculo mensual de los intereses del préstamo bancario solicitado se debe tener en cuenta su plazo de vencimiento.