Cómo cambiar el limpiaparabrisas manualmente

Los limpiaparabrisas se pueden sustituir fácilmente debido a las sencillas instrucciones del libro adjunto, así como la facilidad con la que se cambian unas gomas por otras.

Son los complementos imprescindibles de cualquier vehículo para obtener una óptima visibilidad y, sin embargo, suelen convertirse en los grandes olvidados en el momento de cambiarlos. Aunque se recomienda la sustitución de los limpiaparabrisas cada cinco años y se deba tener en cuenta el clima, lo cierto es que sólo el dueño de cada automóvil es capaz de precisar cuando los limpiaprabrisas no cumplen la función, dejan restos o ensucian.

Pasos principales para cambiarlos satisfactoriamente

En primer lugar, se separará el brazo fijo del limpiaparabrisas de un modo delicado para que no surjan inconvenientes. A continuación se deberá tener cuidado de sacar el codillo del brazo móvil que consistirá en una goma alargada que se adecuará a la parte rígida. En varios modelos es diferente por lo que se cerciorará de que se esté desinstalando del modo oportuno leyendo el libro de instrucciones del fabricante.

 

Para conseguir poner correctamente el nuevo limpiaparabrisas resultará recomendable conocer las medidas de cada uno de los mismos ya que el trasero suele ser sensiblemente diferente al del piloto. Asimismo el del copiloto también puede que tenga su tamaño personalizado. Para colocarlos bastará con adaptar este al brazo fijo. Por último se activará para comprobar que funcionan correctamente.

Recomendaciones adicionales

Actualmente el mercado automovilístico se ha rendido a la venta de los limpiaparabrisas estándar que tienen la ventaja de no necesitar que el propietario deba acudir a la tienda del fabricante para poder cambiarlos. Asimismo, esto conllevará un enorme ahorro ya que, anteriormente, estos elementos adicionales rondaban los cuarenta euros.

 

Se puede dar el inconveniente de que, una vez colocados y activados, no funcionen. Si es así, es posible que estén mal acoplados al brazo fijo por lo que habría que volver a repetir la acción. Cuando lo que suceda sea que no hacen el total del recorrido cuando se activan, es posible que se deba a una falta de lubricación en la luna por lo que se recomienda, en vez de echar agua sobre la luna, utilizar el propio líquido de limpiaparabrisas.