Cómo cambiar la tarjeta gráfica de un PC

El aprendizaje es la base para saber cómo cambiar la tarjeta gráfica del PC ya que, actualmente, se dan facilidades técnicas para poder solucionarlo desde casa.

Cuando se pretende cambiar la tarjeta gráfica, o bien se hace porque se ha estropeado, situación poco habitual en los últimos años, o bien porque se desea un mayor rendimiento con el fin de que al cambiar esta pieza clave se disfrute de forma óptima de las últimas tecnologías y sea posible beneficiarse de innovadores avances, incluyendo resolución en videojuegos.

Consejos previos a cambiar la tarjeta gráfica

Se debe saber con anterioridad el tipo de tarjeta que se desea, aunque genéricamente se optará por ATI o NVIDIA debido a su relación entre calidad y precio. Cuando se vaya a hacer la elección también será útil recurrir a un establecimiento especializado, ya que no todas las tarjetas caben en una ranura AGP de la placa base.

 

Habrá que tener en cuenta que el rendimiento que un gran número de internautas le sacan a su ordenador no precisa cambiar la tarjeta gráfica actual por una de última generación, ya que el precio será más alto y no se conseguirá disfrutar de todas las prestaciones que son capaces de aportar al usuario.

 

Resultará imprescindible, cuando se esté trabajando con el ordenador, apagarlo y desenchufar todos los cables, cerciorándose de que la fuente de alimentación no puede provocar ningún accidente. Asimismo, se recomienda colocar la CPU (o la torre) en un lugar en el que se pueda manipular, sin problemas de espacio.

Cambiar la tarjeta gráfica paso a paso

Antes de nada se deberán desinstalar los drivers de la tarjeta anterior. Esto se conseguirá entrando en el panel de control siguiendo la ruta de sistema - hardware - administrador de dispositivos - tarjetas gráficas. En ese apartado se hará doble clic seleccionando la tarjeta gráfica que aparecerá y clicando en la opción "Desinstalar".

 

Una vez se haya desconectado el ordenador y se haya colocado de modo que se pueda operar con él cómodamente, se procederá a quitar los tornillos de la carcasa que dará acceso a las entrañas del PC. Llegará, entonces, el momento de sacar la antigua tarjeta. Es un procedimiento sencillo en el que habrá que deshacerse ante del armazón que la sostiene.

 

Para instalar la nueva tarjeta sólo es necesario ponerla en el lugar de la anterior dentro de su correspondiente entrada AGP/PCI. Es muy importante atornillar los soportes y probar que la tarjeta se mantenga perfectamente, en cuyo caso se procederá a cerrar de nuevo el CPU, conectar los periféricos e instalar los drivers para poder disfrutar de una nueva experiencia gráfica.