Como cambiar una llanta de un coche

No siempre se tiene la técnica para cambiar una llanta al paso. Sin embargo, es necesario tener el conocimiento para afrontar la emergencia más común en un conductor.

Enfrentar una situación de emergencia es fácil de encarar cuando se sabe cómo hacerlo. Emergencias como el cambio de una llanta es frecuente en el día a día y es fácil de solucionar si se cuenta con la minina información. Muchos conductores no tienen idea de cambiar una llanta y recurren al apoyo mecánico generando un gasto que se puede evitar.

Herramientas y pasos previos antes del cambio de la llanta

Lo primero que se tiene que hacer es ubicar el equipo a utilizar para el cambio del neumático, se necesitará una llave de tuercas, una gata y el dado que corresponde al birlo de seguridad que generalmente se encuentra en la maletera o en la guantera.

 

Una vez se tenga estas herramientas al alcance, verificar que el auto esté con freno de mano, en primera si es mecánico o en P si es automático. Siempre hay que tener en cuenta este detalle porque se podría tener algún accidente al momento de cambiar la llanta.

Cambiando la llanta y la puesta en marcha del vehículo

En seguida, aflojar las tuercas de la rueda afectada con la llave de cruz. Y si están atoradas se debe colocar algo de aceite para aflojar su base. Proceder a colocar la gata debajo del auto verificando que el terreno este plano, y si no lo está, conseguir alguna piedra que sirva de cuña y bloquee las ruedas. Si por el contrario se ha caído en algún terreno pantanoso, buscar algún objeto duro y plano para poder darle apoyo a la gata.

 

Una vez se haya logrado colocar la gata, levantar el vehículo hasta que la llanta quede totalmente liberada. Quitar las roscas o los birlos y retirar la rueda. Seguidamente instalar el neumático de recambio y las tuercas haciéndolo en un orden diagonal, esto para evitar que quede mal posicionada la rueda y puedan salirse los tornillos. Finalmente, bajar el vehículo y apretar firmemente las tuercas. El auto ya puede seguir su marcha y lo más recomendable es llevar a arreglar el neumático averiado de inmediato.