Cómo cancelar un contrato de un móvil 3G

El compromiso de permanencia es la fórmula que utilizan las empresas de telefonía para evitar que sus clientes tomen la decisión de cancelar un contrato para irse a la competencia.

Las compañías de telefonía dan muchas facilidades para contratar una línea o para adquirir un móvil de última generación. Sin embargo, no lo ponen tan fácil a la hora de cancelar un contrato de telefonía. Si bien para contratar los servicios les sirve una simple llamada, donde advierten que será grabada para que no haya después un cambio de opinión por parte del cliente, a la hora de darse de baja requieren hacerlo por escrito, a pesar de que la ley exige igualdad de condiciones para suscribirse o darse de baja.

Obligaciones a la hora de cancelar un contrato

Los trámites para darse de baja en un contrato suelen ser largos y, durante el proceso, las compañías intentan convencer al cliente de su permanencia mediante nuevas ofertas o descuentos. La oferta de compañías telefónicas hace de la fidelidad y compromiso una cláusula de contrato, de manera que el compromiso de permanencia es un acuerdo donde, a cambio de un móvil o descuento en este, el cliente se compromete con la compañía de telefonía, a permanecer durante un periodo que variará en función del descuento. Normalmente suelen ser 12, 18 o 24 meses.

 

En caso de cancelar un contrato antes de la fecha de finalización, se deberá pagar la diferencia hasta la fecha de fin de contrato. La penalización puede oscilar entre 150€ y 250€, según el tiempo en que se incumpla. Otra modalidad que utilizan últimamente es la de los descuentos en la facturación. Las compañçias telefónicas llaman para ofrecer un descuento y este incluye el compromiso de un año más.

Contrato con tarifa de internet

Otra de las obligaciones que se adquieren con un teléfono 3G es la tarifa plana con voz e internet. Los llamados Smartphone vienen ya con estas tarifas incluidas y cuanto más alta sea la tarifa que contratemos, mayor será el descuento para conseguir el teléfono. El problema aquí no solo viene a la hora de querer cancelar un contrato, sino que si se pierde o si nos roban el teléfono, tendremos que seguir pagando dicha tarifa plana que se ha contratado y, además, adquirir otro móvil.

 

Es en este momento cuando uno es consciente de que el coste de un móvil libre es muy elevado y, para poder conseguirlo más barato, habrá que volver a contratar otra nueva tarifa plana que pagar.