Cómo cancelar una tarjeta de crédito

La forma más sencilla de cancelar una tarjeta de crédito es enviando una carta con acuse de recibo al banco emisor, preferiblemente previo pago del saldo deudor.

Cancelar una tarjeta de crédito, supone terminar el contrato entre la entidad emisora y el usuario, lo cual es difiere de la acción de bloqueo temporal en caso de robo o extravío. En la mayoría de ocasiones, puede suscitar dudas en cuanto a si realmente es necesario haber satisfecho la deuda pendiente, aún cuando el texto del contrato expresamente lo exija.

El caso típico

Normalmente el contrato de uso de la tarjeta de crédito señala el procedimiento para cancelarla. En la gran mayoría de los casos se fijan tres condiciones:la remisión de una comunicación del cliente al ente crediticio manifestando la voluntad de dar por terminado dicho contrato, la devolución del plástico y el pago de los saldos pendientes.

 

 

Si se quiere dar estricto cumplimiento a estos trámites, es conveniente obtener la prueba de que se presentó dicha carta, mediante algún tipo de acuse de recibo, como puede ser el sello de la institución financiera en una copia de la misiva, así como solicitar un estado de cuenta actualizado. Adicionalmente, se debe requerir la destrucción del plástico en presencia del interesado.

 

 

Si no se paga el saldo adeudado

No obstante, hay situaciones en las que se también se puede cancelar una tarjeta aunque no se satisfaga el saldo deudor. Si el banco bloquea su uso una vez recibida la comunicación, por ejemplo, no hay duda de que este ha considerado terminado el contrato y que, en consecuencia, no puede continuar cobrando las comisiones relacionadas con esa tarjeta.

 

En caso contrario, es decir, que la bloqueara pero continuara cobrando comisiones, significaría un enriquecimiento sin causa de su parte, que pudiera dar lugar a una reclamación del consumidor. Por ello no es usual que la entidad financiera adopte tal comportamiento sino que proceda a cancelar una tarjeta de inmediato.

 

 

Por otro lado, en nada afecta los derechos crediticios del banco cancelar una tarjeta aunque no se haya pagado; siempre tendrá derecho a cobrar las deudas al cliente, aunque la tarjeta se anule. Usualmente utiliza el texto del contrato simplemente como mecanismo para presionar el pago.