Cómo celebrar una luna de miel en Australia

Desierto, playas, flora, y una exótica fauna, convierten a Australia en un destino ideal para las parejas que buscan celebrar su luna de miel combinando sensualidad con bellos paisajes.

Australia, una de las islas más grande del planeta, es una interesante propuesta para las parejas que viajan de luna de miel. Casi el total de la población de esta isla se instaló en sus costas, dada la extrema aridez de las zonas del interior. Sus playas con arrecifes y abundantes especies marinas, lo hacen un lugar perfecto para los amantes del snorkel y el buceo. Por si fuera poco, tiene otros atractivos para unas románticas e inolvidables vacaciones.

Atractivos románticos en Autralia

Para los enamorados que optaron por viajar a Australia a pasar la luna de miel, hay varios atractivos en cuanto a paisajes naturales y arquitectura. Los más aventureros pueden visitar granjas repletas de cocodrilos, ir a Museos, jugar con canguros y visitar la formación rocosa Uluru, considerada lugar sagrado por los indios australianos. Esta, es una de las mayores atracciones del Parque Nacional Uluru-Kata por estar entre los más grandes monolitos del mundo, con una altura de 350 metros y un contorno de nueve kilómetros.

 

Ciudades como Sydney, Melbourne, Adelaida y Darwin, no pueden dejar de ser visitadas en una luna de miel. Sus construcciones modernas combinadas con los bellos paisajes de colinas, son una vista armónica y única para disfrutar en compañía. Excursiones por el río Queesland valen la pena, al igual que recorrer la zona desértica es un viaje íntimo y único.

Playas

Si se elige Australia para la luna de miel, se debe aprovechar el sol y el mar.
Las playas de Australia son paradisíacas y brindan experiencias únicas. Entre las acuáticas preferidas de los visitantes, se encuentra la experiencia de nadar en el Gran Arrecife de Coral, que es la mayor barrera coral del mundo, de una extensión de 2300 kilómetros.

 

El estado de Tasmania es uno de los más visitados en Australia gracias a la biodiversidad que posee. El lugar, de un paisaje repleto de montañas, posee rústicos pueblos y puertos con playas paradisíacas que crearán la atmósfera perfecta para una luna de miel.

 

Finalmente, además de la belleza, Australia es un país extremadamente seguro, hecho que, aunque nunca está de más tomar precauciones, le da más confianza para disfrutar y moverse dentro del lugar. Sus carreteras y servicios brindarán todo lo necesario a los recién casados más exigentes.