Cómo cerrar una cuenta bancaria

Cuándo por diversos motivos ya no nos interese tener abierta una cuenta bancaria, la mejor opción para evitar comisiones y gastos asociados es cerrarla

Abrir una cuenta bancaria es sencillo. Basta ir a la sucursal con el documento nacional de identidad o llamar por teléfono y recibir y devolver la documentación para la apertura firmada. Sin embargo, y a pesar de ser tan necesaria, la información para cerrar una cuenta no suele ser tan conocida por los usuarios de bancos.

En las oficinas de su banco
El procedimiento es tan sencillo como llevar el documento nacional de identidad y manifestar verbalmente su deseo de cerrar la cuenta.

La normativa bancaria no exige que se cierre en la misma oficina en la que se abrió. Si le indican que no le pueden cerrar una cuenta porque está abierta en otra oficina de la misma entidad bancaria, solicite una hoja de reclamaciones e indique el problema. Normalmente suelen admitir su error, pero si aún así no funcionara, pida hablar con el director y expóngale el caso.

Por teléfono
En el número de la oficina telefónica de su entidad bancaria, si lo solicita, le pueden cerrar una cuenta. Para ello le pedirán que confirme que es usted, realizándole preguntas acerca de su identidad, como su número de documento nacional de indentidad. Luego le enviarán a su casa la documentación que debe rellenar y enviar, junto con una fotocopia de su documento nacional de indentidad, en el sobre que para tal fín habrá incluido el banco en el sobre. Algunas entidades mandan el sobre con franqueo incluido, y otras, con el hueco para que ponga usted el sello.

Algunos bancos le tramitan cerrar la cuenta sólo por teléfono, pidiéndole códigos de su tarjeta de coordenadas o clave de operaciones, y, al cabo de unos días, le mandan a su domiclio el resguardo de la cancelación de cuenta.

Poder notarial
Otra persona, en su nombre, puede dirigirse a la entidad bancaria para cerrar una cuenta, para lo cual sólo se necesita un poder notarial, el cual es adecuado siempre y cuando que sea específico y no general. Es decir, el poder debe autorizar a una persona X a cerrar la cuenta numero Y en el banco Z.

Abrir una cuenta bancaria es sencillo. Basta ir a la sucursal con el documento nacional de identidad o llamar por teléfono y recibir y devolver la documentación para la apertura firmada. Sin embargo, y a pesar de ser tan necesaria, la información para cerrar una cuenta no suele ser tan conocida por los usuarios de bancos

 

En las oficinas de su banco

 

El procedimiento es tan sencillo como llevar el documento nacional de identidad y manifestar verbalmente su deseo de cerrar la cuenta.

 

La normativa bancaria no exige que se cierre en la misma oficina en la que se abrió. Si le indican que no le pueden cerrar una cuenta porque está abierta en otra oficina de la misma entidad bancaria, solicite una hoja de reclamaciones e indique el problema. Normalmente suelen admitir su error, pero si aún así no funcionara, pida hablar con el director y expóngale el caso.

 

Por teléfono

 

En el número de la oficina telefónica de su entidad bancaria, si lo solicita, le pueden cerrar una cuenta. Para ello le pedirán que confirme que es usted, realizándole preguntas acerca de su identidad, como su número de documento nacional de indentidad. Luego le enviarán a su casa la documentación que debe rellenar y enviar, junto con una fotocopia de su documento nacional de indentidad, en el sobre que para tal fín habrá incluido el banco en el sobre. Algunas entidades mandan el sobre con franqueo incluido, y otras, con el hueco para que ponga usted el sello.

 

Algunos bancos le tramitan cerrar la cuenta sólo por teléfono, pidiéndole códigos de su tarjeta de coordenadas o clave de operaciones, y, al cabo de unos días, le mandan a su domiclio el resguardo de la cancelación de cuenta.

 

Poder notarial

 

Otra persona, en su nombre, puede dirigirse a la entidad bancaria para cerrar una cuenta, para lo cual sólo se necesita un poder notarial, el cual es adecuado siempre y cuando que sea específico y no general. Es decir, el poder debe autorizar a una persona X a cerrar la cuenta numero Y en el banco Z.