Cómo cocinar costillas al horno sin que se sequen

Las costillas al horno se pueden preparar de diversas maneras, pero en cualquiera de ellas es imprescindible, para que no se sequen, rehogarlas de forma continua durante el asado.

La sequedad interna en la carne al preparar costillas al horno a la pimienta, a la barbacoa o a la miel y naranja, es fácil de evitar si el guiso se rehoga regularmente con la salsa generada por las propias costillas durante el tiempo de asado o con salsa preparada por nosotros mismos como aderezo.

A la pimienta

  • Los ingredientes para unas exquisitas costillas al horno con un toque de pimienta son: dos kilogramos de costillas, tres patatas de tamaño medio, tres zanahorias grandes, tres cebollas medianas, cuatro tomates maduros, una cucharada sopera de pimienta verde, y un vaso pequeño de aceite de oliva.
  • Para ello se precalienta el horno a 200ºC durante diez minutos, y las verduras se pelan y cortan en rodajas finas. A continuación se colocan las costillas en una fuente para horno, a la cual previamente se le habrá aplicado una película de aceite de oliva por toda la base.
  • Se rehogan las costillas con el vaso de aceite al que se le habrá mezclado la cucharada de pimienta verde, y se hornea durante diez minutos a 170ºC. Cuándo pasen los diez minutos se da la vuelta a las costillas al horno, y con una cuchara, se las riega abundantemente con la salsa de la bandeja. Se deja hornear a la misma temperatura otros diez minutos.
  • Tras ello, se levantan las costillas al horno y se coloca un lecho con las rodajas de verdura, volviendo a empapar las costillas con la propia salsa del guiso, y se deja todo el asado diez minutos más. Se vuelve a dar la vuelta a las costillas y se hornea otros diez minutos más.

Sabor barbacoa

  • La receta de costillas al horno más simple emplea únicamente las costillas y salsa barbacoa, precalentando el horno diez minutos a 200ºC y horneando durante una hora a 170ºC en un recipiente adecuado.
  • Para elaborar ésta receta de costillas al horno y conseguir que las costillas no se sequen, lo que se debe hacer es rehogarlas con la salsa barbacoa y darles la vuelta cada diez minutos. Se emplea salsa barbacoa, con la cual se untan las costillas cada diez minutos con una cucharada sopera de salsa barbacoa.

Costillas a la miel y naranja

  • Con dos kilogramos de costillas, un vaso de zumo de naranja, tres cucharadas de café de miel, dos cucharada soperas de aceite de oliva y sal y pimienta al gusto consigue la más especial de las recetas de costillas al horno.
  • Para ello se cubren las costillas con la miel, se echa por encima de ellas el zumo de naranja y se hornea a 170ºC durante una hora, recordando regar con la salsa originada cada quince minutos, para así conseguir que queden totalmente sabrosas.