Cómo cocinar siguiendo los principios del ayurveda

Unas cuantas ideas para aplicar los principios del ayurveda a la cocina casera con el fin de que se consiga un cuerpo más saludable y una mente ágil y dotada de equilibrio.

Lejos de ser una preocupación actual, el estudio de la alimentación y su relación inequívoca con la curación de las enfermedades tanto físicas como mentales han ocupado los pensamientos de los sabios de todas las sociedades. Los principios del Ayurveda componen una de las más antiguas enseñanzas que tiene como objetivo equilibrar las fuerzas mediante, entre otras cosas, una cocina saludable y variada.

Los seis sabores del ayurveda

Los sabores regidos por las siguientes combinaciones de elementos tierra y fuego, agua y fuego así como fuego y aire se corresponden, respectivamente, al gusto dulce, en el que se engloban la pasta, el arroz y otras semillas; al gusto agrio, la crema o el requesón; y al gusto salado, que incluiría las algas prohibiendo las sales refinadas que retienen líquidos y son nocivos para el organismo.

 

En los principios del ayurveda el sabor amargo incluiría a las hojas verdes y el té. Estos conformarían los únicos alimentos para los que no es necesaria la mesura ya que solo proporcionarán un bienestar y una salud mejor. Asimismo el sabor astringente compuesto de tierra y aire englobaría a alimentos como la lechuga, el champiñón y diferentes tipos de verduras.

Equilibrio y desequilibrio en la alimentación ayurvédica

Siguiendo los principios del ayurveda el sabor dulce puede incrementar la vigilancia y la energía, el agrio fomenta la creación de jugos gástricos, los salados originales proporcionan una limpieza adicional al organismo, los picantes ayudan a aumentar la concentración, el sabor astringente es saludable para la piel y, en último lugar, el amargo mejora la digestión y las defensas.

 

Por supuesto, existe un reverso negativo en la ingesta excesiva de un mismo tipo de comida. El abuso de alimentos de gusto dulce provocará obesidad, los correspondientes al sabor agrio potenciarán la propensión a padecer calambres y el sabor picante será responsable de la ansiedad y el insomnio. Respecto a los alimentos astringentes, en exceso, provocan desequilibrio vital.