Cómo combatir los ácaros de la alfombra.

Los ácaros de la alfombra forman parte de nuestra vida y se les puede encontrar en muchos lugares de la casa. Sin embargo, es posible mantenerlos a raya y así evitar que entren en contacto con personas alérgicas

Los ácaros de la alfombra son solo un tipo de especie de todas las que existen. Estos arácnidos forman parte del habitad de muchos lugares y se les puede encontrar en los ambientes mas adversos que se haya imaginado el hombre. Como el hielo, las montañas, los géiser y a profundidades de más de 5000 metros en el mar.

Los ácaros y las enfermedades
Los ácaros de la alfombra, es decir los que viven en su mayoría con los seres humanos y los animales, se alimentan de de los restos de escamas de la piel humana y son los responsables de muchas enfermedades, como las alergias al polvo o a los animales, además son capaces de entrar por la nariz y llegar a los pulmones produciendo la conocida enfermedad del asma. Esto es posible porque los ácaros de la alfombra son muy diminutos, llegan a medir 0,1 milímetros, incluso algunos miden menos que los protozoos.

Cerca del hombre pueden existir dos tipos de ácaros, los que se encuentran presentes en el cuerpo humano y los que están en las partículas de polvo (los llamados ácaros de la alfombra).

Eliminar los ácaros
El desarrollo de los ácaros de la alfombra es mayor en los ambientes húmedos, por lo que no es aconsejable limpiar las alfombras con trapos mojados, ya que así se motiva su crecimiento. A la vez (con mayor razón si se es alérgico), no tener mascotas como gatos, perros o aves, evitando vivir en áreas geográficas con climas más húmedos, ya que entre mas húmedo este el ambiente mas ácaros de la alfombra habrá. También hay que renovar frecuentemente las alfombras y los tapices, por ello no es conveniente tener peluches y si no se pueden evitar, hay que lavarlos frecuentemente. Para mayor protección, existen a la venta fundas que son antiácaros en el comercio en general, esto ayudará mucho en la protección de la casa.

Si quiere lavar la alfombra, lo mejor es que la lave con agua caliente y que esté a una temperatura superior a los 60°, pero tenga presente el no dañar la alfombra o desteñirla a temperaturas demasiado altas. Airee diariamente la habitación mientras lave la alfombra.

Por ultimo, lo mejor es que se aspire la alfombra con una aspiradora hidráulica y con un filtro capaz de absorber partículas de 0,2 milímetros.