Cómo comprar moda ecológica: nuevas tendencias

Para asegurarnos de que compramos moda ecológica, revisaremos las etiquetas del fabricante con el fin de comprobar que posee un certificado de eco-producto, como el de la UE o 'Made in Green'.

Ante la toma de conciencia de los consumidores acerca de la importancia de conservar el medio ambiente, varias firmas de ropa han comenzado a producir la llamada moda ecológica. Sin embargo, hay que tomar ciertas precauciones para no terminar comprando “gato por liebre”.

Qué es la moda ecológica

Se trata de la tendencia que promulga usar sólo prendas de vestir en cuya fabricación se haya respetado el medio ambiente, esto es, que las materias primas sean básicamente orgánicas, que hayan sido cultivadas con el mínimo posible de fertilizantes y de productos químicos, sin contaminar el aire, los ríos o mares o la tierra y fomentando el ahorro de energía.

También se le conoce como moda ética, y puede incluir no sólo los aspectos antes mencionados, sino además que la ropa sea fabricada con el mayor respeto a los derechos de los trabajadores que la confeccionan, no recomendando el uso de prendas manufacturadas por niños o bajo condiciones de hacinamiento o peligro para los obreros.

La mayoría de la moda ecológica se basa en la utilización del llamado algodón orgánico, cosechado en base a los criterios antes mencionados, pero también incluye, por ejemplo, el bambú y la ortiga, así como elementos sintéticos reciclados, como cartones de huevos para fabricar trajes o cartón re-usado para otras prendas.

Cómo comprar moda ecológica

Un grupo importante de fabricantes mundiales de prendas de vestir ha creado líneas especiales ecológicas, y garantizan su confección respetando los criterios a los que se ha hecho referencia al comienzo de este artículo. Dentro de estas se puede mencionar Levi's, Zara, Dolce & Gabbana, Nike y Addidas, por citar unos ejemplos.

Adicionalmente, varias tiendas detallistas en todo el país se están dedicando a vender productos de moda ecológica; estos establecimientos afirman que realizan su propia constatación de que efectivamente la ropa ha sido fabricada con un procedimiento ecológico “kosher”, esto es, ambientalmente consciente y respetuoso de las prácticas laborales justas.

No obstante, si se desconfía de las propias declaraciones del fabricante o del vendedor al detal, han aparecido empresas certificadoras, que emiten un sello o certificado de “elaboración ecológica”; dentro de estas cabe destacar, en España, el sello “Made In Green”, o para toda la Comunidad Económica la etiqueta ecológica europea, establecida en 1992.